Así funcionan las salas de monitoreo de Emcali

Junio 09, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Santiago Cruz Hoyos | Reportero de El País
Así funcionan las salas de monitoreo de Emcali

Esta es una de las salas de monitoreo de Emcali. A través de cámaras de seguridad se vigila distintos puntos de la ciudad.

Las redes de comunicaciones de Emcali están protegidas mediante un dispositivo que marca la presión del aire de los cables.

Las redes de comunicaciones de Emcali están protegidas mediante un dispositivo que marca la presión del aire de los cables. Los cables tienen aire. Cuando los cortan baja la presión, se activa la alarma. La señal es transmitida a los sistemas de monitoreo y aunque no entrega una dirección exacta de dónde se está presentando el hurto o la falla, sí un rango cercano: 400 metros.Inmediatamente, el escuadrón de motorizados de la empresa entra en acción, acude al lugar en compañía de la Policía. Los motorizados trabajan en alianza con la Red de Apoyo 7 días a la semana, 24 horas al día.Si se da alguna captura, los abogados de Emcali y los ingenieros entran en acción. Los ingenieros deben presentar un informe detallado de los costos que generó el hurto. También los costos de reparación, los tiempos, el personal requerido, así como el grado de afectación a los ciudadanos. Que dañen un cable primario puede dejar sin teléfono a 2.400 habitantes, por ejemplo. Con toda esa información, los abogados le demuestran al juez que no se trata de un delito de menor cuantía, exigen cárcel. La prisión, esa amenaza, es una manera de que los vándalos lo piensen dos veces antes de hurtar el mobiliario o la infraestructura de la ciudad. Otro de los proyectos que tiene Emcali es poner el dispositivo de alarmas en la red aérea, los cables de los postes. Se trata de la red más vulnerable, la más expuesta. El objetivo, asegura Nelson Vásquez, asistente de seguridad y miembro del Observatorio del Delito a la Infraestructura de Servicios Públicos, es que ese proyecto se empiece a ejecutar este año.Otras medidasExisten otras formas de protegerse. Germán Padilla, Gerente Técnico de Megaproyectos, explica que las luminarias de la ciudad y cada uno de sus elementos se marcan con un código especial. Además, se utiliza soldadura para los puntos de fijación como los brazos, bandas, y grilletes. Quitarlos es cada vez más difícil. Igualmente, las luminarias se pintan de un color único para Cali con el fin de que su comercialización sea más complicada, para que los compradores sepan que son robadas. A pesar de todo ello, el delito se da con frecuencia. Cada mes, asegura Germán Padilla, se roban más de 130 luminarias así como cable, tapas de las cámaras de alumbrado, transformadores.Para evitar el hurto de medidores de agua también se están haciendo ajustes. Desde 2012, en Emcali se empezaron a comprar medidores plásticos, que son menos atractivos para los vándalos, aunque estos parecen insaciables: además de cobre están robando hierro, cobre y fibra óptica. Sí: poco se salva.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad