Así funciona el silencioso negocio del turismo sexual en Cali

Abril 22, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Los servicios sexuales se ofrecen en Cali como en el resto del país. Los dueños del negocio son invisibles. Las caleñas son las mujeres preferidas por los extranjeros que llegan a Colombia.

La red lo transformó todo, incluso el oficio más antiguo del mundo. Hoy basta una plataforma web y uno o dos números de celular o fijo para ofrecer los servicios de ‘damas de compañía’. Y el cliente, desde Europa o Estados Unidos, con solo hacer una llamada a esa línea de contacto, puede reservar una cita con la chica de sus sueños, hasta con meses de anticipación.Tal como lo habrían hecho los agentes del Servicio Secreto y los soldados del Pentágono de los Estados Unidos, protagonistas del escándalo durante la Cumbre de las Américas, que levantó una polvareda en los estamentos gubernamentales y en los cuerpos de seguridad: los hombres habrían pactado los servicios sexuales desde antes de llegar a Cartagena a través de una agencia por Internet.Esta es la nueva modalidad de turismo sexual VIP que ha llegado a Colombia, orientada a un público adinerado, especialmente turistas, que garantiza mucha discreción tanto para los clientes como para las jóvenes que ejercen este trabajo.Realidad que parece formar parte del paisaje turístico de Cartagena. Y de la que no escapan otras ciudades, como Cali, que también tiene páginas web de empresas que funcionan como ‘agencias’ que brindan servicios de ‘acompañantes’, ‘damas de compañía’ o ‘hermosas modelos’.Otras páginas web ofrecen servicios similares con shows lesbi, de parejas, tríos, entre otros y revelan su dirección y teléfonos. Son casas que se ven cerradas todo el día, con cortinas oscuras o vidrios polarizados y parecen hasta abandonadas. Pero al interior disponen instalaciones de lujo como suites, jacuzzis, saunas y bares para shows swinger, lesbi o streptease, para facilitar los servicios sexuales.En Internet hay hasta un mapa de la ciudad que revela con nombres, direcciones y teléfonos sitios conocidos de la ruta erógena de Cali. Sobre todo en la Avenida sobre la margen del río Cali en Versalles o frente a la antigua línea férrea, en Prados del Norte, o los barrios Alameda, Bretaña o Tequendama, entre otros.Para muchos el negocio pasa desapercibido porque se mueve por la red virtual, que a su vez maneja otra red de contactos. Un hombre, bajo la identidad ficticia de Edinson, revela que hace diez años su esposa quedó desempleada, pero con muy buenos contactos a nivel profesional. Y al ver unas amigas que estaban varadas, tuvo la idea de propiciar unos encuentros con “conocidos y amigos” que ella tenía.Todo empezó así, como una red de amigos y luego ella se convirtió en una especie de relacionista pública. Hoy es una empresa virtual en la que trabajan solo con celulares y su página web. “Nos llaman y nos dicen: ‘voy para Cali, necesito una acompañante para tal fecha’; otros ya vienen referidos por amigos que les llaman y les dicen: ‘tengo unos amigos que van para Cali, atiéndamelos bien’”.El ‘modus operandi’ consiste en llamar a la elegida de 20 o hasta 30 chicas agenciadas o una que cumpla las expectativas del cliente para saber su disponibilidad de tiempo para prestar el servicio a domicilio, que generalmente es el hotel donde se hospeda el turista. Y las tarifas son altas, como un indicador de que el negocio ha mejorado de estatus. El contacto de confirma justamente que su agencia atiende sólo turistas, en un 70% extranjeros. “Lo único que le puedo decir es que las chicas de mi agencia son de buen nivel cultural, generalmente universitarias, que hablan inglés, muy guapas, educadas, y sobre todo, con clase, y por eso son caras, porque ese es el perfil que busca el turista extranjero, ejecutivos que vienen en viaje de negocios”.El hombre aclara que sólo con el tono de la voz y el léxico que usa el cliente, ya se sabe qué tipo de persona es, para explicar cuándo rechazar una solicitud de servicio. El dueño de otra agencia o sitio de alto nivel en Cali revela que las chicas le llegan a través de las que ya están incorporadas al negocio. “Ellas se encargan de recomendar la agencia a sus amigas”, dice.Agrega que la mayoría lo hace para pagar la universidad. “Los estudios superiores en Colombia son muy caros y un salario mínimo no les alcanzaría, así que es casi como un sacrificio que ellas hacen para lograr sus ideales”, dice el hombre con voz casi paternal que se muestra contento al decir que cuando ‘sus hijas’ se gradúan, se retiran para ejercer la profesión que estudiaron.El contacto de esa agencia afirma que los turistas extranjeros prefieren a las caleñas como las mejores acompañantes en Colombia “porque son muy hermosas, poseen cuerpos sensuales, son candentes y apasionadas en el campo sexual, muy alegres, bailan muy bien y son descomplicadas”.Profesionales de la discreciónLas fuentes consultadas por El País coinciden en que las chicas de agencias web son totalmente discretas. “Muchos turistas solicitan una joven que los acompañe a cenar a un restaurante, a un centro comercial, a un concierto, a un partido de fútbol, a una discoteca, a dar un tour por la ciudad, y todo lo demás, pero nadie se da cuenta porque son niñas que usted las ve y no cree qué hacen”, agrega el agenciador.Ingenieras de sistemas, ingenieras industriales, instrumentadoras quirúrgicas, fisioterapeutas, contadoras, comunicadoras sociales, modelos, secretarias obtienen ingresos adicionales prestando servicios como acompañantes de turistas por agencias de la web.Cuando se les indaga si han tenido modelos famosas en su agencia, la respuesta es un silencio, un “me lo reservo”, “no voy a decir eso”, “nuestro compromiso es total discreción”.Los turistas sexuales de Cali son ejecutivos de edades variadas, sobre todo casados, en su mayoría de Estados Unidos, y sobre todo, con los que nunca se tiene problemas porque “son hombres muy correctos”.Las tarifas varían. Aunque las agencias con portales web son pocos, los que funcionan en sedes físicas abundan. Personas de Cali que conocen ese mundo dicen que la ciudad está ‘infestada’ de sitios camuflados bajo el rótulo de clubes, discotecas, fiestas electrónicas o temáticas, salas de masajes, bares contiguos a hoteles y hasta gimnasios, peluquerías y unos supuestos ‘show room’ de ropa interior. “Siempre en esos sitios hay una especie de mánager, al que le preguntan en voz baja: ‘bueno, cómo es la vuelta con tal chica’ y él le dice cuánto cuesta, la persona paga y se puede ir con ella”, dice un hombre que conoce el medio.En los sitios establecidos el que recibe el dinero es el administrador y ellas están en una nómina y se les paga por servicio. Si el turista las quiere sacar del sitio, debe pagar una ‘multa’ al dueño del negocio. Que, precisamente, fue la multa de la discordia en Cartagena entre los agentes secretos de los Estados Unidos y las trabajadoras sexuales que los atendieron y reclamaron hasta desatar el escándalo.En Cali, uno de los sitios más exclusivos de esa modalidad está en Versalles, y se dice que su propietario es un portugués radicado en la ciudad hace muchos años, pero como en casi todos los casos, es invisible. Se especula que posee una red de negocios en los que sólo dan la cara los administradores. En las agencias de portal web, ellas prestan su servicio a domicilio, el cliente les paga y ellas le reportan la comisión o porcentaje a su agenciador. “Eso sí, tienen que ser chicas serias, cumplidas, responsables y honradas, que garanticen que no van a robar al turista. Por eso cobran caro”, concluye un contacto de una de las agencias. Camila habla“Mi nombre artístico es Camila”, dice una joven de 21 años, de una agencia de la web en Cali. “Me vinculé a la agencia por recomendación de una amiga que me habló de ella. Y tomé la decisión de trabajar porque deseaba estudiar en una universidad, y la verdad, la ayuda de mis padres no alcanzaba para aspirar a mis estudios universitarios. Lo hago desde los 18 años de mi edad. Estoy en sexto semestre de comunicación social. Me he realizado cirugías para verme más bella y atraer más a los clientes.“He atendido muchos extranjeros, la mayoría estadounidenses, los cuales quedan encantados con la mujer caleña, les fascina la ciudad, su clima y la naturaleza. Dicen los extranjeros que Colombia es muy afortunada por todos los recursos que posee. Los extranjeros son muy tiernos con nosotras, ellos verdaderamente admiran y contemplan la belleza de la mujer, tienen un trato muy especial. Al terminar mi carrera dejaré este oficio (aunque muy agradecida) y ejerceré con la ayuda de mi Dios mi profesión”.Revelaciones Las chicas que prestan servicios sexuales oscilan entre los 18 hasta los 27 años. La mayoría son de 21 a 23 años y duran un promedio de tres años en esta actividad.Los clientes extranjeros provienen de Estados Unidos en su mayoría, y de España, Francia, Italia, Australia, Japón, Brasil, Panamá, Ecuador, Perú, Venezuela, Costa Rica, entre otros.Algunos portales de sitios con sede establecida, incluyen la denominación “prepago”, término del argot popular con el que se les conoce a las jóvenes que ofrecen trabajos sexuales.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad