Así es la Cali que ya funciona las 24 horas

Noviembre 20, 2016 - 12:00 a.m. Por:
José Luis Carrillo Sarria | Reportero de El País

Deportistas, comerciantes, cocineros, panaderos y obreros están activos mientras usted duerme. Lecciones para una ciudad que quiere ser más activa.

[[nid:595185;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/11/ep001204630.jpg;full;{Cali tiene miles de deportistas nocturnos, así como panaderías y restaurantes que trasnochan. ¿Se varó en la madrugada? En Cali puede reparar su 'cacharrito' en la Carrera 15.Fotografías: Jorge Orozco | El País}]]Para Any, rodar en patines por la Avenida 6ª hasta la media noche es su versión de la felicidad  en una  Cali que puede aprovechar las  24 horas. Para Andrés Acevedo, un joven mecánico de la Carrera 15, la noche es sinónimo de supervivencia desde que descifró que entre las 10:00 p.m. y las 5:00 a.m.,  los clientes llegan a él como  traídos por un imán.  Lea también: ¿Qué actividades hacen más los caleños en las noches?, esto revela encuesta. Y es que mientras el grueso de la ciudad duerme, un   grupo de caleños  encuentra oportunidades o momentos extra para sacarle jugo a la jornada.  Así   sucede con los  tres mil  empleados enturnados de los call center que operan en Cali o con los más de  ocho mil  caminantes noctámbulos que ascendieron al cerro de las Tres Cruces  el año pasado. También pasa con los cuatro mil  taxistas que se  lanzan a diario a la calles en ese último turno.  En la Cali de las 24 horas también hay odontólogos, cerrajeros y plomeros. Veterinarios y no más de tres  vendedores de repuestos para vehículos, un par de montallantas (ambos en la Carrera  15). También hay una fotocopiadora  (frente a la Universidad Santiago de Cali) y un creciente número de mini mercados  vendiendo medicinas, artículos de limpieza, mecato y licor. La  Cali  24 horas sabe al caldo ‘solo-solo’ del Bochinche y a Big Mac del McDonald’s de la Avenida Roosvelt.   Y si de olores se trata, el aroma es a pan. Si hay un grupo     que opere las 24 horas del día los siete días de la semana son los panaderos. En un recorrido por calles de la ciudad se pueden contar entre 10 o 15 panaderías abiertas: la Quinta con Quinta y la California de la Autopista, por dar  un par de ejemplos. Lea también: Así será la primera prueba de Cali para tener actividad las 24 horas. Si se le pregunta a un taxista cómo palpita Cali   en sus noches y  madrugadas,  dirá que no es como antes cuando  se rumbeaba duro, que la ciudad parece un pueblo olvidado, “con  calles vacías como  las de las películas del viejo Oeste, un desierto donde no pasa nada”, dice Diego, un taxista de la noche desde hace 10 años. Pero si se le hace la misma pregunta a  Gabriel Velazco,  gerente seccional de la Andi,  dirá que un importante número de empresas de la región opera las 24 horas. “Hay plantas de productos de aseo personal que producen las 24 horas, compañías de metalmecánica, producción  de autopartes”. Sus cuentas gruesas dicen que al menos el 70 % de sus afiliados, que son cerca de 130 industrias de gran  tamaño, operan las 24 horas. Una de las empresas que  apostó al servicio 24 horas en Cali es  Comfandi. Empezaron  hace más de diez años  en  la farmacia que queda frente  al estadio Pascual Guerrero. Atendían  a través  una ventanilla por la que entregaban las medicinas.  Hoy tienen ocho establecimientos con servicio  de puertas abiertas las 24 horas,  principalmente droguerías y  supermercados.  Willian Gómez, subdirector de mercadeo social de Comfandi, sostiene que un negocio  24 horas sí es rentable en Cali. “Entendiendo que crea  el afecto de la marca y  le permite desarrollar visibilización. Cada vez que un cliente acude a uno de nuestros puntos,  le hacemos ver que tenemos servicio a domicilio las 24 horas, así que en la próxima oportunidad puede pedir su servicio por teléfono”. Lea también: En Cali la rumba empieza a convertirse en una 'pesadilla sin fin'. Allí  también  se pueden pagar los servicios públicos de Emcali y el gas. Alejandro Vásquez, asesor  de la Noche para la Alcaldía, dice que aún se encuentran en el proceso de consolidación de los servicios  nocturnos. “Muchos me han dicho que a Cali le falta una  papelería 24 horas y también un centro de impresión de gran formato para los arquitectos”.   Cuenta  que una  de las apuestas del programa  Cali 24 horas es generar espacios culturales y deportivos. “Vamos a buscar que espacios como la biblioteca  Centenario atiendan  hasta altas horas de la noche. La Asesoría del Paciente  ya habilitó una línea de atención las 24 horas (teléfono: 4894444) y también la Secretaría de Gobierno busca poner en funcionamiento  una comisaria de familia 24/7”. Uno de los asuntos  que se han puesto sobre la mesa es que la Alcaldía habilite un punto de  atención al ciudadano las 24 horas para pago de servicios, impuestos y  trámites más solicitados. “Eso requiere una logística que aún se esta resolviendo”, dice.  Una noche activa “Las sensaciones al hacer deporte durante las noches  son distintas”, comenta Julián Ramírez del grupo de Senderos Deportes de Montaña, conformado por cerca de 30 personas que  las noches de los  martes, miércoles y jueves caminan cerca de 10 kilómetros desde Chipichape hasta lo alto del cerro de las Tres Cruces. Patinar, correr, pedalear y  un ‘picadito’ en canchas sintéticas son otras de las actividades  que se están tomando las noches y madrugadas caleñas.   “Quienes hacen estas actividades tienen la  noche como único momento para realizarlas. En la mañana hay que trabajar y alistar a los niños para ir al colegio. La gente quiere hacer deporte, pero también quiere socializar”, sostiene Ramírez.  Y es que según un estudio realizado por el Observatorio de Políticas Públicas del Icesi,  Polis, la actividad deportiva es uno de los servicios nocturnos que más están demandando los caleños.  “Para sorpresa nuestra los servicios que quieren  los caleños en la noche están relacionados con el deporte.  El asunto de la relación nocturna del caleño con la rumba es algo que terminas por revaluar”, comenta.   Any Rodas, del grupo Rollers Caliwood, parece estar sintonizada con esto. “Preferimos patinar en las noches por el tema del tráfico.  La idea es aprender y disfrutar. Aquí tenemos patinadores de hasta 60 años. Patinarse Cali de noche es una emoción distinta”. Lo que no se consigue Para  taxistas,  trasnochadores  y otras personas que opinaron en redes sociales, estos son algunos de los servicios que no tiene la noche de Cali:   bancos, inspecciones de Policía, transporte masivo, puntos de   recarga para celular, bibliotecas, centros de impresión de gran formato, papelerías, gimnasios, ferreterías, guarderías, notarías y puntos de pago de servicios públicos. También  hacen falta guardas para atender accidentes. Asimismo, no hay centros educativos para adultos y piden que los centros comerciales amplíen sus horarios  hasta  la media noche.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad