Así es la pelea entre Emcali y sindicatos por cuenta de la consultora Baliza

Así es la pelea entre Emcali y sindicatos por cuenta de la consultora Baliza

Agosto 17, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Unidad Investigativa | El País
Así es la pelea entre Emcali y sindicatos por cuenta de la consultora Baliza

El pasado 4 de agosto, Sintraemcali denunció el ingreso a la compañía de un subcontratista de Baliza que se hizo pasar por un policía que murió en el 2006.

Emcali defiende contrato con esta consultora que implementa el modelo de abastecimiento estratégico. Sindicatos lo cuestionan. Debate.

Que una empresa con $2,1 billones de presupuesto anual no sepa hacer sus compras es como que un padre de familia le entregue a su hijo adolescente una tarjeta de crédito ‘Gold’ y no le explique qué tipo de gastos puede hacer con ella y cuáles no.La imagen no es exagerada y corresponde a la visión de Óscar Pardo, gerente general de Emcali: “Hace un año, cuando devuelven la empresa, encontramos deficiencias en la contratación, parcelación en las compras, proveedurías segmentadas, entre una cantidad de hechos que nos llevaron a plantear la necesidad de convertir esa debilidad, conocida por la opinión pública, en una fortaleza”.Pardo se refiere a casos como la compra de cable de cobre que hacían las gerencias de energía y telecomunicaciones que según Indira Arcila, líder de mantenimiento de Emcali, “se las comprábamos al mismo proveedor, pero a precios diferentes, algo inexplicable”.Arcila, que tiene entre sus responsabilidades el mantenimiento locativo de un centenar de sedes de Emcali, también recuerda cómo algunos contratistas se aprovechaban de su posición al tener contratos con varias dependencias de la empresa de servicios públicos. “Los llamaba para que arreglaran algo urgente y decían que no podían atender el requerimiento hasta acabar una obra en otra sede, que el personal estaba ocupado y así no se puede, porque eso es ineficaz para nosotros”, dice.Sin embargo, esas dificultades propias de las compras en una empresa del tamaño de Emcali no eran las más graves. Los problemas en la contratación se expresan en varias licitaciones que en los últimos años quedaron bajo la lupa de las autoridades, especialmente en las gerencias de acueducto y energía, porque al parecer venían direccionadas para favorecer a un mismo contratista.O en los reclamos de algunos gremios como la Asociación Colombiana de Ingenieros, Aciem, que se quejó en repetidas ocasiones por la falta de transparencia y oportunidades de sus afiliados para participar de la contratación de Emcali.Es por estas razones que un año después de haber regresado a manos del Municipio, Emcali comenzó a poner en práctica una serie medidas para que sus compras, en las que se incluyen desde contratos de obra civil hasta papelería para oficinas, sean el fruto de una planeación, tengan sentido de ahorro y un responsable que les haga seguimiento. Acciones que suenan lógicas, pero que la empresa de servicios públicos de Cali no aplicaba y apenas lo está haciendo desde este año.Para lograr la meta de organizar el sistema de compras de la entidad y alcanzar una reducción de gastos que puede superar los $100.000 millones en los próximos dos años, la compañía se embarcó en la aplicación de un modelo que se conoce como Abastecimiento Estratégico.Como muy pocos funcionarios al interior de Emcali conocían esta tendencia de la administración pública, el gerente general contrató a una firma consultora para que acompañara el proceso. Dicha empresa se llama Baliza Consultores y su misión es “dar un apoyo temporal al área directiva con un enfoque en resultados, a través de la transferencia de conocimientos y tecnología para la implementación del modelo de abastecimiento estratégico, monitoreando y retroalimentando el proceso”, todo ello de la mano de la alta gerencia de Emcali.Dudas y cuestionamientosEn el fondo y detrás del sonoro título de abastecimiento estratégico, lo que se ha puesto en marcha es un cambio en la cultura corporativa de Emcali. Por eso, a la par con la consultoría de Baliza, otras tres firmas acompañan procesos de modernización tales como el cambio en la estructura organizacional, el modelo de innovación y emprendimiento corporativo, entre otros.Ese cambio no ha sido fácil de asimilar por los trabajadores de la empresa y ha generado resistencias al interior de la misma, así como entre los contratistas. Las primeras reacciones vinieron de parte de los sindicatos Use y Sintraemcali, quienes cuestionan el proceso de contratación de Baliza y las demás consultoras por considerar que fue a dedo.Pardo explicó en su momento que el estatuto de contratación vigente el año pasado “permitía la contratación directa” y que por eso no existe ninguna irregularidad en la forma en que se negoció con dichas firmas. Lo que no deja de ser paradójico es que una empresa que se busca para acabar con los vicios en la contratación sea vinculada, precisamente, a través de una de las modalidades que se pretende acabar.Pero los cuestionamientos no paran ahí. Los sindicatos señalaron que una de las socias de Baliza, Gloria Astrid Álvarez, ha tenido varias investigaciones en los organismos de control por presuntas actuaciones irregulares cuando fue gerente de la empresa de Acueducto de Bogotá, entre 2001 y 2004, así como cuando se desempeño como vicepresidenta de Ecopetrol, entre 2004 y 2007. El País revisó en el Sistema Oral Penal Acusatorio de la Fiscalía y encontró que en contra de Álvarez no existen denuncias penales, en cambio hay un proceso por injuria y calumnia que ella instauró en contra de Sintraemcali.Voceros de los sindicatos sostienen que Álvarez sí tiene pendientes cuatro procesos penales por celebración indebida de contratos, peculado y falsedad.En el mes de noviembre de 2007, la emisora La W publicó grabaciones donde Álvarez habla con un contratista en términos muy familiares y presuntamente favoreciéndolo. Escándalo que le habría costado su salida de Ecopetrol, aunque ella se defiendió y aseguró que “esas grabaciones fueron un montaje”.En su momento Javier Gutiérrez, presidente de Ecopetrol, dijo que “no es normal que esto pase, claramente la actividad de inteligencia del mercado que se adelanta en este proceso debe incluir a todos los proponentes, no debe desarrollarse en esos términos de confianza”. “Las grabaciones eran ilegales y luego de las investigaciones internas se descubrió que todo era un montaje entre dos contratistas, a mí ni siquiera me llamaron a declarar”, respondió Álvarez.Más allá de los líos de la socia de Baliza, las peores dudas las genera el que ella y Pardo se conocían de tiempo atrás.“Mi relaciones se limitan al plano profesional, siendo profesor de la Universidad de los Andes fui consultor de Ecopetrol, allá presencié y participé del primer proyecto de abastecimiento estratégico que se dio en una empresa pública colombiana con éxito. También conozco al esposo de Astrid porque fuimos compañeros de universidad. Para que quede claro, los llamé no porque los conozca, sino porque son los mejores en Colombia para ese tema y el presupuesto de Emcali no da para traer una consultora extranjera”, explicó el gerente general.También se ha cuestionado el hecho de que el ingeniero Nelson Valencia, jefe del Departamento Administrativo de Emcali y quien maneja el proyecto de abastecimiento estratégico, haya trabajado en la empresa de Acueducto de Bogotá como subalterno de Álvarez, hace una década. Y que un año después de renunciar a la empresa de servicios públicos bogotana haya pasado a trabajar con una filial del grupo Nule, Aguas Kapital, empresa que se vio inmersa en el escándalo por el ‘carrusel de contratos’ en Bogotá. Los sindicalistas de Emcali creen que allí se configura una especie de inhabilidad de Valencia para liderar el proyecto de abastecimiento estratégico, el cual requiere permanente contacto y coordinación con Baliza, la firma de su antigua jefe.Pero el gerente Pardo cree que eso es una ventaja por el perfil y conocimiento que acumula en su hoja de vida.El País habló con Valencia, quien confirmó que sí trabajo con Álvarez en la compañía de Acueducto de Bogotá y que, efectivamente, “luego de cumplir un año fuera de la empresa estatal, como lo pedía la ley en esa época, ingresé a la gerencia comercial de Aguas Kapital, firma que tengo demandada porque como a muchos empleados nos quedó debiendo prestaciones y honorarios”.Valencia también aclaró que para ingresar a Emcali tuvo que participar en el concurso y obtener los mejores puntajes en una serie de rigurosas pruebas.“¿Si yo no puedo volver a trabajar con la gente que en el pasado estuvo bajo mi responsabilidad, con quien podría trabajar? Además, Valencia es un profesional a carta cabal y no define ni toma decisiones contractuales sobre Baliza”, dijo Álvarez al plantarle estas dudas.Puntos a favorEl aspecto que más se destaca dentro del modelo de abastecimiento estratégico es la reducción del costo total de los bienes y servicios contratados por Emcali gracias a la aplicación de inteligencia de mercados: Un proceso lógico y secuencial que analiza la demanda interna de la empresa, su posición frente al mercado de oferta y el poder de negociación frente a sus proveedores con el fin de identificar las mejores oportunidades de compra al menor costo total, con el nivel de calidad esperado, el menor riesgo posible y las innovaciones en los bienes y servicios, mediante la selección de los proveedores idóneos y mejor calificados del mercado.Otro aspecto fundamental es el control de todo el proceso de compra: desde la solicitud hasta la entrega a satisfacción será sistematizado y tendrá trazabilidad.Puntos en contraLa creación de una gerencia de Abastecimiento Estratégico, paso final en la implementación del modelo, que concentrará las decisiones de qué y cómo se compra, puede llegar a competir en poder con la gerencia general y, de llegar a ser presa de la corrupción, podría ser más difícil de controlar. Aunque el gerente Pardo explica que por el contrario, “los pesos y contrapesos del sistema de abastecimiento estratégico, como lo son el comité de contratación y la junta directiva, son todo lo contrario a la concentración del poder, para que la corrupción se tome la empresa de nuevo deberán convencer a muchas más personas, mientras que antes era a un solo gerente que definía las compras de una área. Hoy las compras están sujetas a un plan anual, si se hacen muchos cambios se encienden las alarmas”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad