Así es la organización que le ha dado 'Techo' a 420 familias en Cali

Noviembre 25, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Así es la organización que le ha dado 'Techo' a 420 familias en Cali

El grupo fijo de trabajo de Techo en Cali tiene entre 30 y 40 personas. En jornadas masivas pueden contar con 80 voluntarios. Todos se involucran en la construcción y planeación de las viviendas.

En la región han construido 420 viviendas de emergencia. Cumplen cinco años de trabajo en la ciudad.

Energía. Esa puede ser una de las palabras clave para contar dónde está el secreto del trabajo de la fundación Techo, que está cumpliendo diez años en Colombia y cinco de presencia en Cali. 

El voluntariado de jóvenes, muchos de ellos estudiantes, es el alma de esta organización, que en una década ha logrado la construcción de 4800 viviendas o módulos de emergencia que son destinados a comunidades en situación de pobreza. Además, en este grupo se pueden encontrar ejecutivos, amas de casa o simplemente  interesados en donar parte de su tiempo para mejorar las condiciones de vida de una familia.

De acuerdo con Julián Camilo González, director General Techo Cali, en la ciudad se han hecho 420 viviendas, siendo la Comuna 18, en  zonas como Alto Nápoles, Palmas, la Choclona y la comunidad Yanaconas, el sector más impactado. Allí se concentraron las tareas en los tres primeros años. Hoy en día los voluntarios trabajan en dos municipios vecinos: Jamundí, en la población de Chontaduro y Yumbo, en Mirador.

Julián Camilo es un arquitecto que actualmente le dedica todo su tiempo a Techo. Sin embargo, el equipo de trabajo está conformado por personas que dedican diferentes porciones de sus espacios libres a esta tarea. Es así como el grupo fijo tiene entre 30 y 40 personas, y en jornadas de construcción masiva pueden contar con la participación de 80.

Los voluntarios, explica Valeria Rebolledo, quien también hace parte de la fundación, realizan el montaje completo de las viviendas de emergencia. Planean la construcción, gestionan la logística y aprenden a construir las casas, que tienen un área de 18 metros cuadrados,  piso en eucalipto, paredes en pino y techo de lámina. Son espacios pequeños pero dignos que le permiten a una familia en condiciones difíciles buscar nuevas oportunidades. 

Carolina Pineda es una estudiante de administración de empresas de 21 que dedica todos los domingos a la labor social. Con Techo asiste a Chontaduro, Jamundí, para seguir acompañando a las comunidades con otros proyectos sociales. 

“Lo especial de este trabajo es que se hace en conjunto: el voluntario y la comunidad. Y uno ve los resultados en la transformación de las condiciones de vida de las familias”, señala. 

La genteDora Alicia Satizabal, líder de la comunidad de Mirador, en Yumbo, dice que la labor de los voluntarios de Techo ha ido más allá de la construcción de 51 casas en esta zona. "Con las mesas de trabajo permanentes se están dedicando esfuerzos a la ocupación  del tiempo libre con los jóvenes y el mejoramiento de las vías, lo que hacemos con picas, palas y costales, con nuestras manos”.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad