Así es la obra que tiene sin agua a 200.000 caleños

Así es la obra que tiene sin agua a 200.000 caleños

Enero 25, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Así es la obra que tiene sin agua a 200.000 caleños

Los ingenieros esperan que no llueva durante la obra, pues la caída de agua podría retardar la terminación.

Se trata de trabajos de ingeniería de gran precisión, en los que laboran las 24 horas 40 personas. Hasta ahora, se están cumpliendo los cronogramas

Esta no es una obra cualquiera. Eso es evidente si se parte de que a raíz de ella hay más de 200.000 personas sin agua desde el jueves pasado y hasta este lunes. Pero además de lo obvio, esta también es una obra de gran precisión, como pocas se han visto en la ciudad. Solo visitar el sitio causa gran impresión. Ubicado en la Avenida Simón Bolívar, en el barrio Calipso, permanece ahí a la vista un tubo de tal proporción, que dentro de él cabe una persona de pie. Su diámetro es de 1,40 metros y es llamado Tubería de Transmisión Sur, TTS. Por ahí, cada segundo, pasan 2,5 metros cúbicos de agua. Y la ciudad produce 9 metros cúbicos cada segundo. Así que, por aquél tubo, protagonista de los trabajos de ingeniería durante estos cinco días, pasa la cuarta parte del agua que los caleños tomamos a diario.¿A qué se debe, entonces, la intervención? A que justo encima de ella se construirá la estación intermedia Julio Rincón, una de las más importantes que tendrá el sistema masivo MÍO, y que será más grande que la de Unidad Deportiva, frente a Cosmocentro. Pero como una estructura como esa no puede estar sobre un ducto como este, se decidió desviarlo por 350 metros, y luego tomará su curso de nuevo. (Ver mapa)Esa desviación, según explicó Metrocali, es una tubería totalmente nueva, traída desde China e importada por una empresa de la India. Ya fue instalada, y ahora lo que requiere es ser unida con la TTS. Esa ha sido la misión desde el pasado jueves. Para ello, fueron fabricados dos accesorios conectores en forma de Y, cada uno de 12 toneladas de peso, uno para la entrada del agua, el otro para la salida. “Ahí está el primer reto: ambos trabajos tienen que ser simultáneos”, explicó Mario Gutiérrez, vocero de la interventoría. Es por eso que se trabaja por turnos, las 24 horas. Permanecen al menos 40 personas al tiempo, trabajando en ambos frentes. La travesía inició el miércoles a las 11:00 p.m., cuando Emcali comenzó a cerrar las válvulas para evitar el paso del agua. a las 6:00 a.m. la presión ya era lo suficientemente baja como para abrir un hueco del tamaño de un balón de baloncesto, para introducir una manguera y bombear el agua fuera. Una vez estuvo totalmente seco, comenzó el corte del tubo. El método se llama oxicorte y consiste en fundir el acero con calor, según explica Gutiérrez. A eso de las 8:00 p.m. de ese día empezó la tarea más crítica: instalar el accesorio en forma de Y, de tal forma que calzara perfectamente con la tubería existente y con la nueva. Para ello, se usó una grúa de 120 toneladas. El proceso tardó cuatro horas en la salida del tubo, y diez en la entrada, pues allí el primer intento no fue exitoso. “Hay muchos factores que influyen. Trabajamos contra la naturaleza, porque hay cosas que no están previstas, como que con el calor el tubo se pueda desviar”, cuenta el experto. Para lograr este proceso, se requirió de un sinnúmero de topógrafos que tomaron las medidas exactas en múltiples ocasiones, para llegar a la mayor exactitud. Ya en la mañana de ayer, con el conector en su lugar, el trabajo fue soldarlo a la tubería. Explican los ingenieros que esta es la parte más dispendiosa: tarda 18 horas en una primera etapa y unas 20 en la segunda. Entre ambas, se deben hacer pruebas de calidad para comprobar su efectividad. Este proceso además requiere de constante medición de gases y de ventiladores extractores en el lugar, para garantizar la seguridad de los trabajadores. Una vez culmine la soldadura, el paso a seguir hoy será aplicar una pintura epóxica dentro del tubo, con el objetivo de preservarlo de la corrosión y es apta para agua de consumo humano. El secado de la misma tardará 20 horas. Ya listo, solo queda volver a abrir las válvulas para que el agua pase por la tubería. Esta tarea también es de sumo cuidado, explica Carlos Sandoval, jefe de Distribución de Emcali. Porque como la tubería está llena de aire, si el agua entra con mucha presión, se puede generar una explosión. Por eso toma tiempo ir abriendo las válvulas. También se utilizará una válvula que ayuda a extraer el aire.Ahora, aseguran los ingenieros, solo queda esperar que el clima no haga de las suyas. “Escogimos esta fecha porque las probabilidades apuntaban a que no llovería. Pero estamos a la espera porque no hay nada escrito”, concluye Gutiérrez.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad