Así es el 'pulso' entre Uber y Taxis en Cali

Así es el 'pulso' entre Uber y Taxis en Cali

Marzo 13, 2016 - 12:00 a.m. Por:
José Luis Carrillo Sarria | Reportero El País

’Amarillos’ consideran que la aplicación incentiva la competencia desleal y ven con preocupación cómo sus miembros están migrando hacia este modelo de transporte.

[[nid:516605;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/03/taxis-uber-infografia.jpg;full;{}]]

Los taxistas  de Cali sienten que les mueven el timón. Se consideran amenazados por Uber, una empresa de tecnología  que a través de una aplicación digital en el teléfono inteligente,  conecta   usuarios con conductores particulares que brindan el servicio de transporte.  Para los ‘amarillos’ son una competencia desleal; para el Gobierno, un tema con vacíos legales y para Uber un modelo de negocio que debe avanzar hacia la regulación.  

El pulso sobre el tema aumentó la tensión tras la multa de la Superintendencia de Transporte de  $451 millones a Uber,  por haber facilitado, incentivado o provocado la infracción de lo dispuesto en las normas que regulan el servicio público de transporte terrestre automotor especial y el individual de pasajeros en vehículos tipo taxi.

A ello se suma que la Aeronáutica Civil formuló pliego de cargos contra Uber Colombia, por anunciar, un nuevo servicio denominado Ubercóptero (transporte en helicóptero) que, presuntamente, estaría omitiendo información a sus  usuarios.

El debate, lejos de disminuir,  se seguirá atizando, si se tiene en cuenta que el Gobierno Nacional tiene  plazo hasta este 27 de mayo para presentar la reglamentación del decreto. 

La polémica  se centra en  la legalidad de Uber. Por un lado, los taxistas afirman que la plataforma fomenta la piratería;  pero, a la vez, sus defensores  sostienen que no hay ningún acto judicial que declare ilegal la operación de Uber,  ya que la posibilidad de que dos particulares acuerden compartir un viaje y que el ciudadano que conduce reciba una compensación por eso no está prohibida por las normas colombianas.

Para el gremio de taxistas de Cali, Uber  los está dejando sin empleo y disminuye sus ingresos.  Incluso, aseguran que han perdido entre el 30% y el 40% de  la clientela.  

“Perdimos el servicio en casi todos los hoteles de Cali  donde solo utilizan Uber, igual sucede con los restaurantes y establecimientos nocturnos”, afirma Alberto Mendoza, presidente de la Federación Nacional de Taxistas.

Explica que la competencia desleal  radica en que los taxis deben contar con tres seguros que garantizan el cubrimiento de los pasajeros; asimismo, realizar el  mantenimiento  del carro cada dos meses. A esto se suma  que el cupo de un taxi, en la calle, se tasa en $70 millones, sin incluir el vehículo.  Situaciones que no cubren los vehículos  Uber.

“Uber no es una empresa de transporte, es una plataforma que aprovecha la tecnología para facilitar un servicio no autorizado”, reitera.

Jorge Herrera, presidente del Sindicato Unión de Motoristas y Trabajadores de la Industria del Transporte del Valle,  Sindiunión, considera que  los vehículos de servicio especial, como los Uber Black -placa blanca- solo pueden prestar el servicio  bajo la modalidad de contrato. “No es para recoger pasajeros”.

Cabe decir que Uber tiene en Cali tres servicios: Uber Black  que son los vehículos de alta gama y placa blanca;  Uber X,  la versión más modesta, que es un particular (de placa amarilla)   -sin distintivo  o licencia adicional- y Uber Pet, un servicio para transportarse con las mascotas. 

Herrera dice que los vehículos afiliados a Uber son  un riesgo para sus usuarios  porque en caso de  accidentes no hay pólizas que cubran a los afectados.

Jhon Jairo Silva, taxista desde hace 10 años, sostiene que su oficio ya no es rentable  por lo que muchos de sus compañeros están migrando a Uber.  “Anteriormente, en un turno normal de ocho horas se hacían 20 o 22 carreras. Desde que está Uber disminuyeron a 12. Eso significa que debo trabajar turno y medio (de 6:00 a.m. a 10:00 p.m.) para cuadrarme”.

El taxista  hace cuentas: en el turno y medio, en un buen día, se puede hacer $130.000, debe entregar $75.000 al dueño del vehículo  y $35.000 de combustible. Eso da una utilidad de $20.000 diarios. “¿Usted cómo cree que se nutre de conductores los vehículos que trabajan Uber? Pues de taxistas, porque son los que conocen la ciudad, las direcciones, los huecos”, dice.   

Natalia Vergara, habitual usuaria de taxi, dice que se cambió a Uber   por múltiples razones. “Sé el costo de la tarifa antes de empezar el viaje, los carros  son cómodos y todos con aire acondicionado, el conductor no pone música  y es respetuoso. Nunca se niegan a una carrera por  corta que sea. Los vehículos son ‘modeludos’, Es un servicio puerta a puerta y se demoran máximo 8 minutos”.

Entre los ‘peros’ de Uber, comenta que  le han tocado conductores que no conocen   direcciones, además,  le teme a la tarifa dinámica. Se trata de un multiplicador de tarifa que tiene la plataforma y que  aumenta  el precio en algunos períodos  del día, según Uber,  para incentivar a más conductores a llegar a la zona donde se registra un pico de solicitudes.

Esteban Gálvez, conductor de Uber, no considera que la competencia con los taxis sea desleal ya que el Uber Black  paga las mismas pólizas de un taxi.  “Siendo propietario del vehículo, sí tengo que decir, que como negocio trabajar con Uber no es rentable, el porcentaje que ellos dan no es justo. Nosotros nos quedamos con el 75 % del producido. Por eso tengo otros trabajos especiales”. 

Añade que a eso se suma que siente una persecución por las autoridades de Tránsito.  “La mayoría de conductores que utilizan Uber son taxistas, o jubilados que hicieron la inversión para seguir laborando”.

Marcial Hoyos, también conductor de Uber, piensa de manera distinta y acude  a su propia  experiencia. “Puedo manejar mi tiempo, además de hacer trabajos especiales con empresas. Es una buena herramienta. Se puede vivir de Uber, a mí me da para hacerme más de un salario mínimo al mes”.  

Según voceros de Uber esta es una empresa de tecnología legalmente constituida. La aplicación de Uber es una innovación que seis años atrás no se había inventado aún, en contraste con las normas de transporte que tienen décadas de haber sido concebidas. “Hoy millones de personas usan a diario smartphones y tienen un GPS en sus bolsillos. Estas son tecnologías que están beneficiando al consumidor y en Uber compartimos la necesidad de avanzar hacia una regulación de este modelo de negocio”, afirman. 

Según un estudio hecho por el Centro Nacional de Consultoría, que fue contratado por Uber, en Cali, el 10 % de los usuarios reemplazó el taxi para migrar al uso del transporte colectivo,  otro 10 %  al uso de moto y vehículo propio y el 1 % a Uber.

Al hablar de soluciones entre los dos sistemas, el documento revela que solo el 21 % de los taxistas caleños está de acuerdo con  reglamentar Uber como una buena forma de solucionar la situación. El tamaño de la muestra fueron 400 encuestas que se realizaron a igual número de taxistas y  2639 encuestas a usuarios entre el 4 y el 23 de octubre del 2015.

Lea también: Lo bueno, lo malo y lo feo de Uber, según el bloguero Hugo Valenzuela

Los vacíos legales 

La Secretaría de Tránsito de Cali  dice  que  el vacío legal dificulta sancionar a quienes  utilizan  Uber. Para entender cómo se vienen haciendo los operativos contra este  servicio, hay que decir que se pueden sancionar a través del Estatuto  de Transporte   y el Código de Tránsito.

El Estatuto  de Transporte regula a los vehículos públicos, es decir, los que tienen placa blanca. Bajo esta modalidad operan los vehículos de Uber Black. Cuando uno de estos carros transporta personas, se  debe gestionar una planilla que informe el origen y destino del viaje. Este documento lo suministra la empresa a la que debe estar afiliado. No portarlo implica multa e inmovilización.

Otra infracción  que  cometen los  Uber Black es que no tienen demarcadas  la salida de emergencia. El tercer caso es  cuando se realiza un servicio no autorizado (piratear), allí   las autoridades deben demostrar la infracción.   La situación no termina allí. También existe el servicio de Uber X. que se presta con  vehículos de  gama media -placa amarilla-  que regula  el Código de Tránsito.

“Aquí es difícil sancionar porque no es obligatorio llevar planilla o tener demarcadas las ventanas de emergencia. Aquí no hay manera de determinar sanción”, explica Wilmer Tabares, funcionario de Tránsito.  

Aquí la única sanción posible es demostrar que el vehículo presta el servicio público sin autorización y para ello hay que presentar pruebas.

 

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad