Así comenzó el revolcón de mandos medios para sanear a Emcali

Agosto 28, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Zulma Lucía Cuervo Plazas | Reportera de El País
Así comenzó el revolcón de mandos medios para sanear a Emcali

Edificio de las Empresas Municipales, ubicado en el centro de Cali.

Empezaron los movimientos en mandos medios, a pesar de que algunos tienen fuero sindical. Este este es el panorama.

La contratación de los servicios profesionales de la firma Dacosta Herrera Abogados SAS, que presta servicios profesionales de asesoría  en temas jurídicos laborales,  ha generado un clima de incertidumbre entre la planta de trabajadores oficiales y empleados públicos de la empresa oficial  más importante de la ciudad. Dentro de las actividades a desempeñar por la firma de abogados está la revisión de las convenciones colectivas vigentes, repasar el manejo de los fueros sindicales en los empleados públicos (que son de confianza y manejo), el asesoramiento en demandas laborales y la formulación de un plan para conducir a un relevo generacional en Emcali. En los pasillos de las Empresas Municipales se tejen  todo tipo de versiones, pero la que coge más fuerza es la de la salida de personal, especialmente de mandos medios, sin importar que estén sindicalizados. Los movimientos ya comenzaron. Hace quince días salieron Sandra Arce, jefe del Departamento Comercial de la Gerencia de Acueducto y Etelthvilma Ramírez, directora de Responsabilidad Social; las dos con fuero sindical, y Martha Riveros, directora Comercial de la Gerencia Comercial (sin fuero). Este viernes fue retirado del Departamento de Defensa Judicial   Juan Carlos Dorado (sin fuero). Y hace  tres meses separaron del cargo a la jefe de Control Disciplinario, Pola Quintero, con fuero sindical. Lea también: La nueva estrategia de Emcali para fortalecer el acueducto de la ciudad. La gerente general de Emcali, Cristina Arango, asegura que no habrá despidos masivos, pero  que sí hará los cambios necesarios en los cargos directivos, con el fin de poder cumplir con el plan estratégico de la empresa. “Si bien no estamos en contra de  los derechos de asociación de nuestros servidores, también entendemos que  los cargos de confianza y manejo tienen una discrecionalidad y estos empleados no deberían protegerse bajo un fuero sindical”, asevera Arango.  En Emcali hay 2334 trabajadores oficiales y 104 empleados públicos (se diferencian por el tipo de contrato).  Proliferación de sindicatosEl Ministerio del Trabajo tiene reportados quince  sindicatos de los cuales hacen parte servidores públicos de Emcali. Los más grandes son Sintraemcali y la Unión Sindical Emcali, que tienen 1925 y 1050 trabajadores oficiales afiliados, respectivamente. Sintraemcali nació en diciembre de 1937 y la USE en enero de 2010. Los dos tienen convención colectiva de trabajo y sus doce miembros directivos (en cada una de estas agremiaciones) gozan de  fuero sindical y permiso sindical permanente durante todo el año. Es decir, perciben el salario que tienen en Emcali, pero no desarrollan las labores propias del cargo debido a sus actividades sindicales, tal como está pactado en las convenciones colectivas. Lea también: "Así nos duela, la ciudad debe saber la verdad sobre Emcali": Cristina Arango. En otros sindicatos públicos, como los de la Alcaldía o el Hospital Universitario, solamente el presidente tiene permiso sindical permanente. El resto de directivos se deben presentar a trabajar habitualmente y se les concede algunos permisos para reuniones y asambleas, pero son esporádicos. Los otros sindicatos que tiene la empresa son menos conocidos y con menos afiliados. Son: Serviemcali (constituido en 2002), Siserpúblicos (de 2007), Sintraservip (de 2009), Utte (de 2010), Sintraserpub (de 2010), Sintrauniemcali (de 2011), Unitraserpub (de 2011),  Asociemcali (de 2011) y Sintraofiemcali (creado en mayo de 2012, mes y medio antes de la devolución de Emcali al Municipio). Y tras la devolución se crearon Asotraemcali (2014), Siemcali (2014), Sisemcali (2015) y Semcali (2015). Según un diagnóstico de la Gerencia de Emcali, Sintraserpub y Serviemcali tienen como afiliados cinco empleados públicos cada uno, Sintraservip tiene 26 afiliados y Siemcali tiene 24. De los quince sindicatos hay siete que tienen afiliados a empleados públicos (de confianza y manejo) y actualmente solicitaron discutir un pliego de peticiones para obtener beneficios parecidos a los que tienen Sintraemcali y USE. Los beneficiosSintraemcali y  USE tienen beneficios, especialmente en servicios médicos que no cubre el Plan Obligatorio de Salud, como odontología especializada, elementos de soporte ortopédico, atención médica domiciliaria, hotelería hospitalaria, medicamentos y medicina alternativa, entre otros.  También tienen fondo de vivienda y beneficios educativos y sus directivos reciben bonificaciones, subsidio de calamidad y de gestión sindical. Las prebendas suman $25.081 millones en 2016. Lea también: ¿Qué tan grave es el flagelo de la corrupción en la Alcaldía de Cali? Precisamente son las becas las que hoy tienen a los afiliados de los sindicatos en el ‘ojo del huracán’. Aunque no se conoce el número exacto de los vinculados al proceso de defraudación de estos recursos públicos (debido a que la Fiscalía aún  hace apertura de investigaciones individuales), se dice que 270 trabajadores oficiales serán los investigados. Jorge Iván Vélez, presidente de Sintraemcali, dice que el 70 % de los investigados son afiliados a ese sindicato. “Pero muchos pueden demostrar su inocencia, porque en la empresa ese tema se manejó con mucho desorden y muchos tienen sus comprobantes de devolución de recursos que no solicitaron”. José Roosevelt Lugo, presidente de USE, dijo que se conoce que 25 afiliados están investigados por esta causa, ninguno de ellos directivos del sindicato.  Siemcali y Serviemcali tienen beneficios educativos para el empleado público y el hijo que tenga promedio de notas de mínimo 4,0 e inclusión en los programas de bienestar laboral. Esos beneficios cuestan $854 millones en 2016. Y aunque los presidentes de los dos sindicatos reconocen que pudo haber mal uso de las becas entre algunos trabajadores, cuestionan que las investigaciones de las autoridades sean una “cacería de brujas” exclusiva para los servidores, mientras que no se revisa la abultada nómina de contratos de prestación de servicios y de asesores.Por ejemplo, en el año 2014 hubo 111 asesorías por $4465 millones y 400 contratos de prestación de servicios.  Uno de los que llama la atención es del asesor Diego Alejandro Forero, contratado por el exgerente Óscar Pardo para identificar tecnologías internacionales innovadoras y construcción de modelos de negocios. En 2013 recibió pagos mensuales de $13.630.000, en 2014 fueron de $12.416.851 y en 2015 de $45.497.777, casi el triple de lo que gana hoy la gerente general de Emcali. Y además recibió viáticos (sin ser empleado de Emcali) por $48,9 millones en 2014. La Gerente General dice que hoy no  hay más de diez asesores en todas gerencias y que ninguno tiene esos “honorarios” tan abultados. Y agrega que tienen 350 contratos de prestación de servicios, cien menos que en otros años. Emcali también tiene una serie de estudios y planes que se quedaron en las gavetas de los escritorios, como el de la Baliza (del Modelo de Abastecimiento Estratégico), por el cual la Contraloría de Cali ya abrió investigación fiscal. Pero tampoco se ejecutaron la reorganización empresarial de los estudios de THT y Econometría, que buscaban una empresa de servicios públicos ajustada a la modernidad. Luchas internasEstar en la junta directiva  de los sindicatos Sintraemcali y USE es muy apetecido por el ‘poder’ que manejan estas agremiaciones. Por ello se han generado divisiones.  En el caso de Sintraemcali, las diferencias ocasionaron la prohibición en el ingreso esta semana a la sede del sindicato al presidente Jorge Iván Vélez. De hecho, ha habido una serie de intercambios de comunicados entre los inconformes de este sindicato con su junta directiva. Los inconvenientes han  propiciado incluso peleas a golpes en la planta de Navarro. En el caso de USE  hay abierto un litigio (que está en casación en la Corte Suprema de Justicia), porque en 2010 hubo dos juntas directivas, que reclaman los beneficios sindicales. El relevo generacionalEn Emcali, según un diagnóstico de la Gerencia General, el 5,50 % de la planta de trabajadores tiene 60 años o más; 45,9 % tiene entre 50 y 59 años; 33,51 % tiene entre 40 y 49 años; 13,04 % tiene entre 30 y 39 años y 2,05 % tiene entre 21 y 29 años.  Pero además, dice la gerente Cristina Arango, algunos  jóvenes son familiares de los que tienen más de 20 años de antigüedad en Emcali.  En convenciones colectivas de trabajo de vieja data se ofreció la posibilidad de que los trabajadores que se pensionaban  heredaran el cargo a sus hijos o demás familiares. Hoy, dicen voceros de los sindicatos, esta situación no existe. Pero tener trabajadores tan mayores ha generado que algunos con restricciones médicas no puedan desempeñar  cargos operativos. De 27 linieros (reparan cortes de energía), hoy hay 8 operativos. Solo hay 4 personas en el grupo de red subterránea y 10 operadores de plantas (antes eran 24).

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad