Artistas de talla mundial no llenan cuando se presentan en Cali ¿Por qué?

Agosto 14, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Artistas de talla mundial no llenan cuando se presentan en Cali ¿Por qué?

El concierto de Raphael en Cali no fue un éxito como esperaban sus organizadores. Mientras en otras ciudades fue lleno total, aquí los empresarios perdieron $60 millones.

Hay crisis de los espectáculos que se organizan en la capital del Valle. Expertos hablan de crisis económica, de falta de cultura y de escenarios que no cumplen requisitos técnicos ni de espacio.

Primero fue Marcos Witt y luego Juan Luis Guerra. En menos de dos semanas dos conciertos que se esperaba tuvieran una enorme acogida en Cali, fueron cancelados y muchos fanáticos, que tenían incluso boletas compradas, se quedaron viendo un chispero.Las razones para cada cancelación son diferentes. En uno se alegó que no se hicieron los trámites correctos ante la Alcaldía y en otro que las condiciones técnicas de donde se llevaría a cabo el espectáculo no eran idóneas.Pero esas son historias para otra oportunidad. Lo cierto es que después de que se presentaron esas situaciones anómalas muchos se preguntan ¿qué es lo que pasa con Cali? ¿Por qué no es una plaza atractiva para conciertos de talla como Bogotá y Medellín?Falta, falta, faltaCarlos Oñoro, empresario de conciertos y promotor de eventos, dice que él decidió apostar solamente por espectáculos que “se vendan solos”. Es decir, artistas tan importantes y reconocidos que la inversión en publicidad sea mínima. Explica que Cali, por ejemplo, es una ciudad que requiere de mucha promoción y de tener acceso a medios de comunicación para que ayuden a que el evento llegue a las masas. “La crisis económica hace que el presupuesto del entretenimiento sea el primer damnificado y eso se ve mucho en Cali. En esta ciudad, hacer un evento es difícil”.Esta visión del problema es compartida por el empresario Alberto Naranjo. Él dice que la boletería cara hace que las personas opten por no ir para no tener que gastar.Naranjo explica que el valor de la boletería en Cali se eleva mucho porque si se quiere hacer un evento como el de Juan Luis Guerra es necesario un sitio muy grande y el único adecuado es el Centro de Eventos del Valle. Pero debido al hecho de que queda fuera del área metropolitana se triplica el valor del alquiler.Por esa razón, Naranjo dice que mejor le apuesta a conciertos de “nostalgia”, o sea a las baladas en español o a los de “música plancha”. “Cali realmente no tiene escenarios adecuados para grandes eventos. Sí, están los teatros, pero allí no caben tantas personas, así que hay que apuntarle a algo más bien pequeño”, explica Naranjo.Y es verdad. La Plaza de Toros, que históricamente se ha usado para conciertos multitudinarios como los de Vicente Fernández y el reggaetonero ‘Daddy Yankee’, tiene una restricción horaria y de decibeles de sonido debido a una tutela que fue interpuesta por los vecinos del sector. Así que usarla para traer artistas no es la primera opción. Por su parte, Liliana Escobar, quien estuvo en la producción del fallido concierto de Marcos Witt dice que en Cali hay un grave problema de cultura.Para ella, los caleños están acostumbrados a artistas efímeros, creados por los medios de comunicación y que tienen montajes sencillos, sin mayores requerimientos de calidad. “Todo se ha vuelto ‘arte’, entonces cualquier cosa sirve. Hay que apostarle a culturizar y entretener, pero siendo la tercera ciudad más importante del país es inconcebible que no se tengan los mismos artistas de talla mundial aquí”. Ella pone como ejemplo el concierto de Raphael el pasado 25 de marzo, del que ella también hizo parte. Dice que mientras en todo el país hubo lleno total y ganancias, en Cali generó $60 millones en pérdidas debido a la poca asistencia. Y ese costo debe ser asumido por el empresario. Escobar sostiene que realizar eventos en Cali genera pánico entre los empresarios. De acuerdo con ella, traer a la ciudad a un artista tipo Marc Anthony tiene un costo de $1.200 millones y si no hay lleno total, sería un terrible descalabro.Danny Soto, promotor de eventos en Cali, dice que las personas se han acostumbrado a los eventos gratuitos o de precios muy bajos organizados por la Administración Municipal o por las emisoras, así que cuando una boleta tiene un valor relativamente alto, es muy fácil que muchos decidan no pagarla.Finalmente, Gloria Parra, una caleña que iba a ir a ver a Juan Luis Guerra, piensa que el problema es cultural y que la cantidad de emisoras dedicadas al reggaetón han afectado los gustos de las nuevas generaciones.“Acá (en Cali) todo es salsa y la gente prefiere eso. Pero, además los jóvenes de ahora quieren ver bachata y reggaetón, mientras los otros géneros quedan relegados”.TaquillerosDe acuerdo con Danny Soto promotor de eventos en Cali, uno de los conciertos más taquilleros en Cali fue el primero que Juan Luis Guerra dio (1990) y que convocó a 30.000 personas.También el de la banda de pop mexicana RBD (2008), que tuvo un aforo de 45.000 fanáticos.Daddy Yankee también está en el top.Sin aforoPara sorpresa de muchos fanáticos, el concierto de David Gilmour, ex cantante de la legendaria banda de rock británica Pink Floyd, no tuvo la asistencia esperada cuando se presentó en Cali en 1992.Según Chucho Merchán, músico colombiano que se encargó de la logística del concierto, que se celebró en el Estadio, sólo asistieron 3.000 personas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad