Construcción del Terminal Sur del MÍO "no tiene reversa", dice Armitage

Julio 24, 2017 - 04:42 p.m. Por:
Redacción de El País 
Armitage

Maurice Armitage, alcalde de Cali.

Oswaldo Páez / El País

El alcalde de Cali, Maurice Armitage, precisó este lunes que la construcción de la Terminal Sur del MÍO "no tiene reversa y se llevará a cabo porque tiene los permisos para su desarrollo". 

El Mandatario de los caleños señaló que la edificación de esta terminal, al igual que la de los patios talleres de Metrocali en las Carreras 102 y 103 y desde la Calle 42 hasta la vía Panamericana, no deben generar resistencia entre la comunidad, porque están pensados para descongestionar la movilidad en el Sur. 

"La gente no puede ser egoísta y pensar solo en sus soluciones, esto es una solución para las vías de Cali, donde estamos generando tres salidas muy importantes. Vamos a hacer una estación bonita, donde se incentivará el uso de transporte masivo". 

Argumentó que la obra cuenta con todos los permisos de construcción y ambientales. "Yo tengo el mayor gusto de reunirme con la comunidad, pero la obra no se suspende", acotó Armitage. 

Igualmente añadió que "la comunidad no tiene porqué oponerse a eso. Aquí todo el mundo habla de soluciones pero a la hora de aportar nadie sale con nada". 

Lea también: Polémica por anuncio de Armitage de inyectarle más recursos al MÍO

Cabe recordar que sobre esta obra se ha suscitado una polémica porque líderes de 24 juntas de acción comunal se oponen a la construcción de la Terminal Sur. Alegan que esta edificación impactará 120 unidades residenciales, al humedal El Cortijo y río Lili. 

No obstante, la CVC indicó que la Terminal Sur está a 81 metros de ese meandro y “la norma dice que debe ser a 30 metros, es decir que ni siquiera se viola la norma”, afirmó en su momento Diego Luis Hurtado, director territorial Suroccidente de la Corporación. 

No sirvieron las reuniones 

Aunque Metrocali ha adelantado varias reuniones con la comunidad tras varios plantones en este sector aún no se ha logrado un consenso. Los residentes coinciden en que compraron sus viviendas allí, con inversiones de $200, $300 millones, por ser un sitio tranquilo, silencioso, con mucho espacio verde, pero que con las obras van a tener más cemento, más tráfico y ruido de carros y buses del MÍO. 

Muchos de los líderes han instaurado acciones legales para tratar de frenar esta obra, además están recolectando firmas virtuales para pedir la intervención del Ministerio del Interior. 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad