Árboles de El Peñón se enferman

Árboles de El Peñón se enferman

Octubre 07, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Cali Norte
Árboles de El Peñón se enferman

Laurel de la India. Ubicado frente al restaurante Tortelli , esta especie es la que más riesgo tiene de morir. Sus hojas son escasas.

Dos árboles de El Peñón se están quedando sin follaje y tienen perforaciones en la corteza. El viernes, una rama causó un accidente. Laureles, en estado crítico.

La salud de los dos cauchos empezó a deteriorarse silenciosamente, sin que los visitantes del parque de El Peñón se percataran de ello. Hoy el daño es evidente, al punto de que uno de ellos, plantado frente al restaurante Tortelli, está sin follaje y, además, la noche del viernes pasado una de sus ramas se desplomó sobre un vehículo. “Aunque el pánico fue enorme, afortunadamente, y creo que debido al estado de descomposición en que se encuentra la especie, no causó ningún daño que lamentar”, relató un morador del barrio.Hace varios meses la comunidad había pedido que a estas especies, también conocidas como laureles de la India, se les practicara un examen urgente, pues temían que corrieran la misma suerte de otro arbusto que hace dos años fue sacrificado, pues ya nada se podía hacer para prolongarle la vida. El pasado 2 de septiembre se conoció el diagnóstico, el cual no fue para nada alentador: “pérdida creciente de hojas, manchas en sus ramas, desprendimiento de la corteza y perforaciones en el tallo producidas por hormigas y otros insectos”. Eso fue lo que dictaminó un experto del Dagma, a la vez que se anunció un tratamiento para los laureles.Pero a raíz del accidente con la rama, los vecinos insistieron en que se les dé cuanto antes las medicinas. Es que además de la enfermedad, las especies están entradas en años, lo que hace temer por su futuro.Ante esta solicitud, voceros del Dagma señalaron que se están esperando los recursos para adquirir los insumos que se requieren para intervenir los cauchos”.Mientras esto sucede, los vecinos hacen votos porque estos ‘notables’ sigan acompañando las acostumbradas tertulias de los adultos mayores y recibiendo la tierna visita de un par de ardillas rojas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad