Árboles convierten andenes en trampas para transeúntes en Cali

Abril 01, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País
Árboles convierten  andenes en trampas para transeúntes en Cali

Este corredor peatonal es una trampa mortal para los transeúntes de la Carrera 50 (sentido Norte-Sur). Aseguran habitantes del sector que prefieren caminar sobre las vías, para evitar el paso por estos andenes, porque temen accidentes.

Raíces de ficus, ceibas y mangos dañan la integridad de los pasos peatonales. Hay cinco comunas en estado crítico.

Transitar por los andenes de Cali se ha convertido en un peligro. Estos espacios públicos destinados para el tránsito del peatón en la ciudad han sido levantados por las raíces de los ficus, ceibas y demás especies de árboles de raíz grande que los caleños han sembrado indiscriminadamente en algunos barrios caleños. Es una problemática que ha obligado a los transeúntes de algunos sectores de Cali a bajarse a caminar sobre las vías, compartiendo espacio con vehículos y motocicletas y exponiéndose a ser víctimas de accidentes.Según Blanca Ramos, coordinadora del Área de Mejoramiento Ambiental del Dagma, las comunas de la ciudad en las que se presenta el mayor número de andenes dañados por las raíces de los árboles son las comunas 17, 13, 2, 19 y 20, en el sur, norte y oriente de Cali.María Lozano, habitante del barrio Nuevo Tequendama, ubicado en la Comuna 17, explica que “la raíz parte a la mitad el andén, dejando pedazos sueltos que la gente puede pisar en un descuido y caer”.Explica Martha Landazábal, ingeniera forestal, que las raíces, especialmente de las especies como ficus, ceibas y mangos levantan los andenes porque “tienen un desarollo radicular (de las raíces) grande y expansivo”.Dice la experta que “estas especies no son para plantarse en espacios pequeños. Por eso es que, incluso, la raíz ingresa por los ductos de la cañería de las casas y daña el sistema de alcantarillado”.Otro de los efectos secundarios de los árboles de desarollo radicular grande en andenes de la ciudad es el levantamiento de la losa de los antejardines de algunas casas.Una vecina del barrio El Bosque, que solicitó omitir su nombre, dijo que “el vecino tiene sembrado un árbol de mango en su antejardín y las raíces de este me están levantando el suelo de esa parte de mi casa”. Añadió la moradora del sector que en muchas ocasiones han hablado con el Dagma pero “ellos me han dicho que no pueden hacer nada porque el árbol está en un predio privado”.Y es que, de acuerdo con la autoridad ambiental caleña, intervenir un árbol que afecta la infraestructura pública no es fácil.Según Blanca Ramos, coordinadora del Área de Mejoramiento Ambiental del Dagma, lo primero que se hace frente a los andenes levantados por las raíces de lo árboles es “emitir un concepto técnico para viabilizar el procedimiento a seguir sobre el estado del árbol y su impacto sobre las viviendas o redes de servicios públicos".La funcionaria agregó que “cuando el desarrollo de las raíces es muy grande se procede a erradicar el árbol o los árboles, en algunos casos no se cortan sino que les explicamos a los ciudadanos el procedimiento para la poda de las raíces”.Más que el problema de las raíces en las cañerías y andenes, las personas deben saber donde sembrar. “La gente debe tener en cuenta qué tipo de espacio tiene para la siembra. En andenes pequeños se deben sembrar arbustos y no árboles que generen grandes raíces”, puntualizó.La funcionaria agregó que algunos de los árboles que se recomienda sembrar “en las zonas blandas o cerca a viviendas son los ébanos, amancayos, guayacanes, gualanday, chiminangos, totumos y palmas”. Actualmente el Dagma trabaja en la reforma al Estatuto Arbóreo, para fijar unos criterios de siembra en la ciudad.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad