Antiguos habitantes de Nuevo Amanecer reclaman lotes a la Alcaldía

Agosto 22, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Antiguos habitantes de Nuevo Amanecer reclaman lotes a la Alcaldía

El 11 de mayo del 2011 se dio inicio al desalojo en la invasión de Brisas de un Nuevo Amanecer. Algunos habitantes denunciaron que no tienen dónde ir.

La protesta, que comenzó a las 10:00 a.m y se prolongó hasta las 5:00 p.m., se generó luego que el pasado 12 de agosto se cumpliera el pago del último subsidio de arrendamiento que la Administración Local entregaría a los más de 900 invasores que fueron desalojados el pasado 12 de mayo de la zona.

Con la amenaza de invadir nuevamente el jarillón del río Cauca, los habitantes de la invasión Brisas de un Nuevo Amanecer se tomaron ayer las instalaciones de la Alcaldía de Cali para exigir una solución definitiva de vivienda, luego de cumplirse tres meses de su desalojo.La protesta, que comenzó a las 10:00 a.m y se prolongó hasta las 5:00 p.m., se generó luego que el pasado 12 de agosto se cumpliera el pago del último subsidio de arrendamiento que la Administración Local entregaría a los más de 900 invasores que fueron desalojados el pasado 12 de mayo de la zona.Dicho beneficio consistió en la entrega por parte de la Secretaría de Vivienda de una cuota de $200.000 a las familias desalojadas, durante los meses de junio, julio y agosto para que pudieran reubicarse temporalmente en otras zonas de la ciudad, a cambio de abandonar las orillas del dique.Según Marisela Lora, habitante de la invasión, “nosotros salimos de manera pacífica del jarillón a cambio de que también nos entregaran un lote para construir casa propia. Pero ahora que no nos dan ni lote ni más subsidios se complica el tema para nosotros”.Y es que según Yesid Saavedra, representante de la comunidad, las familias que alquilaron vivienda en sectores como Desepaz, Pízamos y otros barrios del oriente de la ciudad comenzaron a ser desalojadas por los arrendatarios por falta de recursos para continuar con el pago.“A la gente no le va a quedar más remedio que volver al jarillón porque las garantías no se cumplieron y porque son gente pobre que no tiene otro sitio donde vivir. En cualquier momento se van a devolver a menos que les den una solución concreta”, aseguró Yesid Saavedra.Al respecto, Germán Libreros, subsecretario de Vivienda, manifestó que se realizará una extensión en la entrega de subsidios de arrendamiento por tres meses más. “Estamos verificando la documentación que le pedimos a las familias de Brisas de un Nuevo Amanecer para establecer a quién le daremos prórroga”, dijo el funcionario.Sin embargo, Libreros fue claro en decir que hasta el momento no hay recursos disponibles, por lo que se agiliza la gestión ante Colombia Humanitaria para que estos lleguen pronto. De no conseguirse, el gasto lo asumirá el Municipio.“Hemos hablado con la Policía y autoridades en general para evitar que la zona vuelva a ser invadida porque no podemos permitir que, de manera ilegal, nuevamente se apropien de algo que ya hemos recuperado”, respondió Libreros ante la amenaza de instalarse nuevamente sobre jarillón del río Cauca.Manifestó además que el Ministerio de Vivienda dio vía libre al proceso de postulación de familias para los proyectos de interés social Barrio Taller, que quedará listo en octubre; y la quinta etapa de Potrerogrande, para la que comenzará el proceso de postulación en noviembre.Pero, según los habitantes de Brisas de un Nuevo Amanecer, las soluciones propuestas por la Administración Local no convencen. Voceros anunciaron que realizarán protestas en la ciudad a cambio de que se cumplan sus demandas.Por ahora la tensión permanece, pues de nuevo el fantasma de la invasión del jarillón parece revivir.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad