Ángela Becerra le escribe a su amada Cali desde la distancia

Diciembre 27, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Ángela Becerra le escribe a su amada Cali desde la distancia

“Cali está en mi corazón. La emocionalidad y la idiosincrasia de mi ciudad son mis amores y mis odios. Nosotros(los caleños) no somos de aguas tibias y en los poemas hay eso: emociones”, afirma la talentosa escritora caleña Ángela Becerra.

La talentosa escritora escribió una carta a la ciudad que la vio nacer y crecer. En ella explica porqué habla bien de Cali en el exterior.

Aún en la distancia, Ángela Becerra sigue unida a Cali, la ciudad en la que vivió su infancia y su juventud.La ganadora del Premio Iberoamericano Planeta-Casa de América 2009 y del Premio Azorín de Novela 2005 estuvo en Cali el año pasado para presentar ‘Memorias de un sinvergüenza de siete suelas’ y recorrer la ciudad. “Cali es vida. Aquí están mis raíces, mi infancia y mi historia. Siempre la llevo en el corazón”, expresó la escritora. Desde España, la autora de libros como ‘De los amores negados’, ‘Ella que todo lo tuvo’, ‘Lo que le falta al tiempo’ y ‘El penúltimo sueño’, escribió una carta para su amada ciudad.Mi querida Cali: Mucho tiempo sin vivirte ni sentirte a fondo. El próximo enero se cumplirán veintisiete años de haberte dejado. En mi equipaje, mientras guardaba mis cosas, no tenía ni idea de que también estaba empacando mi infancia, mi adolescencia y mi tiempo vivido contigo. De eso me enteré más tarde, cuando los años empezaron a pasar y la nostalgia hizo de las suyas conmigo.Ese día, entre mi ropa y mis libros, se deslizaron la Avenida Roosevelt que tanto caminé; las tardes de sexteo por tu Avenida Sexta maravillosa… Tu brisa, que a la salida del colegio me despeinaba… Los paseos al río y a la iglesia de San Antonio. Las caminatas por tu Circunvalar, para ver el alumbrado de los árboles y el pesebre del padre Hurtado Galvis mientras comía mazorca asada. El reventar del canto de tus chicharras al mediodía, los gritos de Aguacateeee!! Mazamorraaaa!! Mangovicheeee!!! y Chontaduroooo!!... Tu puente Ortiz y mis tardes de cantos en el Conservatorio. Tantas y tantas cosas tuyas se metieron dentro de mi equipaje que hoy, pasada media vida, sigues acompañándome. Quizá porque las consideré bellas sólo por el hecho de que pertenecían a esta relación tan nuestra. No sé si el amor es ciego. Desde luego, para mí, siempre serás la ciudad donde los cinco sentidos sólo están para ser sentidos.Hasta siempre, Ángela

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad