Alzas en tarifas de energía en Cali no serían tan altas como las del año pasado

Alzas en tarifas de energía en Cali no serían tan altas como las del año pasado

Septiembre 13, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

En estos momentos el kilovatio ronda los $250, el año anterior llegó a los $400. Aún así, habrá aumento porque la generación de energía es en su mayoría hidroeléctrica.

[[nid:315285;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2014/06/servicio-energia-interna.jpg;full;{Cuando Emcali compra energía en contratos futuros, debe pagar estampillas al Municipio y al Departamento. Esos tributos encarecen 7 % el costo de la energía. Foto: Archivo El País}]]

El intenso verano producto del Fenómeno de El Niño no solo le deja a Cali los cortes y bajas presiones de agua que afectan a cerca de 600.000 habitantes. Lea también: Tarifas de energía en Cali aumentarán a causa de los efectos de la sequía

 Esta semana se conoció la noticia de que el precio de la energía que consumen los hogares en Cali y Yumbo, cuyo proveedor es Emcali, tendrá un alza debido a la sequía de los últimos meses. El  monto del incremento aún no se ha definido.

 Pero, ¿cómo funciona el mercado de la energía en Colombia? El país tiene empresas generadoras de energía, bien sean hidroeléctricas (cuyo insumo principal es el agua) o térmicas (que operan con carbón, gas y derivados del petróleo). EPM, Emgesa, Celsia-Epsa, Chivor, Isagén, Termotasajero, son algunas de las generadoras.

Hay una empresa encargada de la distribución nacional, que en este caso es ISA. A través de sus redes, la energía sale de las hidroeléctricas o termoeléctricas y se lleva a los municipios.

Luego viene la distribución local y la comercialización a los hogares, que se hace a través de empresas como Emcali, Dicel, Vatia o Enertotal, que son las que tienen usuarios en la capital del Valle. Pero algunas generadoras, caso EPM, Epsa y Emgesa (a través de Codensa en Bogotá), hacen también la venta al cliente final, es decir a los hogares y las empresas.

[[nid:462822;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/09/grafico-costos-energia.jpg;left;{}]]Según el modelo colombiano, las generadoras de energía pueden vender su producción de dos formas: una a través de contratos futuros (que se pactan con anticipación, generalmente a tres o más años). La  otra forma de vender es en el mercado diario, que se conoce como exposición a bolsa, cuyo precio está directamente relacionado con la disponibilidad  de agua y el valor del gas, el carbón y los derivados del petróleo, que dependen también de su producción y del dólar.

Emcali tiene una demanda de 3339 Gigavatios al año de energía. En su caso, dice Andrés Jaramillo, gerente de Energía de Emcali, se compró hasta septiembre el 53 % de la energía en contratos que se hicieron con anticipación. El último trimestre, la cobertura será del 71 %. El porcentaje restante, explica, queda expuesto a los valores diarios. Por eso habrá un mayor pago en el precio de la energía que consumen los hogares, pues esa energía en bolsa está mucho más cara ahora, en tiempo de sequía (hay poca agua para las generadoras hidroeléctricas).

En agosto, según cálculos de Emcali, el valor promedio en los precios de la bolsa de energía fue de $183,71 el kilovatio/hora. En este momento, de acuerdo con José Camilo Manzur, presidente de la Asociación Colombiana de Distribuidores de Energía Eléctrica, Asocodis, el valor en bolsa de la energía  ronda los $250 kilovatio/hora.  

Es decir, que el incremento fluctúa entre los $80 y $90 en lo que va corrido de septiembre, pero podría subir más. No todo el valor que sube la energía en bolsa se transfiere de manera inmediata al cliente final, es decir, a los hogares. Este aumento, dice la ley, se hace gradual. 

Tampoco se verá en el mes de octubre. El aumento se verá reflejado en dos meses porque el valor del kilovatio/hora de septiembre se calcula en octubre (cuando se puede promediar todo septiembre)  y se cobra en la factura que le llega al usuario en noviembre.

Por eso, dice el Gerente de Energía de Emcali,  es incierto hablar hoy  de un valor exacto en el alza de la energía para los hogares. De lo que sí hay certeza es que como subió el precio de la energía en la bolsa, el valor que pagarán los caleños en la factura de noviembre será mayor.

También es incierto, dice el Gerente de Energía de Emcali,  si ese mayor valor será sostenido (como pasó en el 2014, cuando los caleños pagaron más por la energía entre los meses de junio y diciembre).

Para esa época, los generadores subieron el precio de la energía de venta diaria (en bolsa) debido a que se anunciaba la llegada del Fenómeno de El Niño. El costo del kilovatio/hora, por esos días, superó los $400.

 La situación de hoy es menos crítica que la registrada el año pasado. Por un lado, los precios de la energía en la compra diaria (exposición a la bolsa) en lo que va corrido del mes han rondado los $250. El viernes, al cierre de ese mercado, el precio se ubicó en $256,41. Mucho menor a los $400 de hace un año.

Pero además, también Emcali se ha ido aprovisionando más. El año pasado, los contratos de compra de energía futura apenas eran  del 60 %. Al finalizar este año, la compra anticipada es del 71 % y esperan que a futuro se puedan hacer coberturas superiores al 80 %.

Lo normal entre las comercializadoras es asegurar con contratos futuros entre el 

85 % y 90 % de la energía que venden a los hogares y las empresas, señala José Camilo Manzur, presidente de Asocodis.

Eso significó, dice el directivo, que las empresas hayan adquirido a $150 el kilovatio/hora (en promedio) y no a $250, el valor que hoy está en la bolsa de energía.

 “Emcali está mucho más expuesta que las otras empresas del país, pero hay que reconocerle que ha ido mejorando, además porque la regulación nacional permite que comprometa, como empresa pública, más vigencias futuras para comprar energía”, señala el directivo gremial. 

Otro comercializador como Dicel, que le distribuye energía a por lo menos 90 unidades residenciales en Cali, tiene el 

90 % de su demanda de energía contratada, explica su gerente, Marino Del Río.

 Pero para poder comprar a largo plazo, los generadores tienen que venderles la energía y este es otro de los problemas que manifiesta Emcali e incluso el mismo alcalde Rodrigo Guerrero, quien conoce la situación por ser el presidente de la junta directiva de las Empresas Municipales. 

El Mandatario incluso manifestó su malestar en particular con un generador: la Epsa, generadora de energía del Valle de la cual Emcali tiene el 18 % de las acciones.

Epsa tiene generación hidroeléctrica a través de catorce centrales hidroeléctricas, ubicadas en el Valle del Cauca, Cauca y Tolima, con un nivel de generación de 3400 Gigavatios/hora.

De acuerdo con Emcali, el año pasado sacaron siete convocatorias para comprar energía en contratos futuros. El número es significativamente mayor si se tiene en cuenta que en el 2012 solo se hizo una convocatoria y en el 2013 fueron tres. Este año  va una convocatoria y se aprestan a hacer tres invitaciones más en los próximos días.

¿Qué le cobran por energía?  Generación:  Es alrededor del 40 % de la tarifa y se le paga a generadores como Isagén, EPM, Celsia, Emgesa, Gecelca, Aes Chivor, entre otros.  Transmisión nacional:  Es cerca del 5,8 % de la tarifa. Se le paga a ISA, que es la dueña de la infraestructura que permite que salga la energía de las plantas generadoras a los distribuidores locales.Distribución local:  Son las redes de energía municipales y representa 37 % de la tarifa (como Emcali). Pérdidas técnicas:  Como su nombre lo indica, es la energía que se pierde en todo el proceso de transmisión. Es cerca de 7,5 % de la tarifa. Restricciones técnicas:  Paga las dificultades para llevar la energía al cliente final. Una voladura de una torre, por ejemplo, se contempla en este aspecto. Es el 1,2 % de la tarifa. Comercialización:  Paga todo el tema comercial, como tener puntos de atención, instalaciones a hogares, etc. Representa el 8,5 % de la tarifa.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad