Alerta temprana para salvar al MÍO

Alerta temprana para salvar al MÍO

Julio 18, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Jessica Villamil Muñoz y Santiago Cruz Hoyos

El País, en un recorrido con la Contraloría, encontró más losas fisuradas y daños de otro tipo. Metrovías construyó la mayoría de los corredores del centro, la zona más afectada y que aún no ha sido reparada. En el futuro, el sistema proporcionaría recursos para el mantenimiento de estructuras.

Junio 21: una extensa fila de carros y el desespero de sus conductores por cuenta de obras de reparación en la Calle Quinta. El tráfico se hace pesado durante una semana, como consecuencia de la intervención del corredor de Transporte Masivo a la altura de Santa Librada y la Manzana del Saber. La ciudad es simple espectadora.A la semana siguiente la escena se repite en otro tramo de esa troncal, a la altura de la Universidad Santiago de Cali. Hay inquietud y algunas quejas. Después, en la Carrera 15 con Calle 13 también rompen las vías. Ante los cuestionamientos, Metrocali, empresa operadora del MÍO, dice que se trata de 19 losas que presentaban algunas fisuras.La situación generó incertidumbre porque el proyecto insignia de Cali es un ‘bebé’ con solamente 16 meses de vida. ¿Podría estar padeciendo dolencias de un ‘adulto’?A principios de este mes, El País escudriñó y encontró un informe de la Contraloría Municipal que hacía preocupantes revelaciones: no se trataba únicamente de “algunas” losas con deficiencias. El documento enumeró 59 losas dañadas, 54 con fracturas y 5 con fallas en los pasadores de transmisión de carga. Las reparaciones y el mantenimiento ya ascienden a $1.216 millones. Y aunque la cifra por sí sola alarma, lo que causó mayor conmoción fueron las posibles causas del deterioro de las losas. El órgano de control halló, además, 146 puntos del espacio público afectados por cuenta del vandalismo. Sobre el deterioro de las losas, Luis Carlos Pimienta, coordinador de la auditoría realizada por la Contraloría Municipal, dijo que pueden obedecer a la afectación del clima en el proceso de secado, el uso de materiales de baja calidad, deficiencias en la construcción, espesor muy ancho de la losa, errores de diseño y hasta mal asentamiento del terreno en el que se construyó.Esa información generó revuelo y el lunes pasado el Alcalde de Cali anunció la creación de un comité interinstitucional que revisará las obras. Ese mismo día, la Administración insistió que sólo se trataba de 50 losas y que eso, sobre los 30.000 bloques de concreto que se construyeron, significaba menos del 1%.Pero el pasado miércoles, El País, en compañía del equipo de ingenieros de la Contraloría, encontró nuevos problemas. Los especialistas que hace tres meses inspeccionaron la zona detectaron en una sola calle (Carrera 15 con Calle 73) cinco nuevas losas fisuradas.Amalfy González, quien reside frente a la intersección del Oriente, está inquieta. En esa zona se ve un hueco de unos 20 centímetros de diámetro por cinco centímetros de profundidad, que cuando llueve absorbe el agua que se empoza. “Eso no es una alcantarilla y tampoco una recámara”, sostiene. El ingeniero Luis Carlos Pimiento examinó el hueco con la punta de su zapato y de inmediato éste se le hundió en el lodo.William Erazo vive frente a la Carrera 15 con Calle 55. Él asegura que alertó a Metrocali de la ruptura de las losas en ese lugar hace más de seis meses. “Por aquí pasó por más de 50 años un canal de aguas residuales sin entamborar. El terreno es inestable y aún así hicieron el MÍO”, precisó.Ante la revelación, Johannio Marulanda Jr., director de la Escuela de Ingeniería Civil de la Universidad del Valle e integrante del comité creado por el Alcalde, comentó que “esas pueden ser especulaciones de la gente, pero no hay que pasarlas inadvertidas”.Como tampoco ha pasado inadvertida esta situación para el ciudadano del común. A este diario llegaron imágenes de lo que algunos caleños consideran un “adefesio”: Bebederos de las estaciones convertidos en basureros porque ya no sirven, estaciones a las que les faltan láminas de acero y cintas de protección rasgadas, que son para evitar que el bus se raye cuando para en la estación. Y aunque los ingenieros de la Contraloría se percataron de arreglos en las losas, también se asombraron porque en el espacio público abundan los hundimientos de los adoquines. La cuenta de bolardos levantados ya se perdió. ¿Carrusel de responsabilidades?En los arreglos y el mantenimiento de la infraestructura del Sistema de Transporte Masivo de Cali hay muchos implicados: las empresas que construyeron las vías y sus alrededores, el Municipio, Metrocali, el Sistema Unificado de Recaudo y los operadores de los buses. Pero multitud no es sinónimo de garantía. En el caso de las vías mixtas y del solobús que están averiadas hay una póliza de garantía por estabilidad de la obra con una vigencia de cinco años, que empezaron a correr desde el momento en que se entregó la obra. El pacto cubre el 30% del valor del arreglo.“Nosotros entregamos un manual de mantenimiento preventivo. Por ejemplo, Metrocali debe aplicarles determinados productos a las juntas de las losas para que el agua no se filtre y produzca el deterioro, pero la empresa no lo hace”, aseguró Jaime Carmona, representante del Consorcio Vial del Valle, que hizo parte de la construcción de la Carrera 1.Agregó que si se determina que el daño es por calidad, le corresponde al contratista asumir los gastos.La explicación fue reforzada por Jorge Mario Román, gerente Técnico de Convalvías, constructor de tramos del MÍO en la Calle Quinta, la Carrera 1 y las avenidas de Las Américas y la Tercera Norte. “Nosotros tenemos que dar estabilidad a algo que hicimos. Si hay un daño estructural tenemos que responder. Otra situación es cuando el vandalismo deteriora la infraestructura”, comentó.Y aquí es donde comienza el debate sobre las responsabilidades. Rodrigo Salazar, vicepresidente de Metrocali, señaló que la reparación de las vías no está en el “universo” de la empresa. “Hay que ser claros. Nosotros somos el ente gestor del MÍO, respondemos por las estaciones y los buses y lo que está en sus inmediaciones. Cuando se trata de espacio público y del resto de las vías, tiene que aportar el Municipio”.Por ese motivo, El País consultó a la Secretaría de Infraestructura y Néstor Martínez, subdirector de la dependencia, dijo: “Hay unas vías pretroncales antiguas que están afectadas y les estamos haciendo mantenimiento, pero las vías que se hicieron a través de contratación con Metrocali están cobijadas por una póliza y no podemos tocarlas”.Precisó que cuando venza la garantía esos corredores seguirán bajo responsabilidad de Metrocali y sólo con la firma de un documento se podrá traspasar el manejo y mantenimiento al Municipio.Es decir, en este momento ninguna dependencia está haciendo el mantenimiento que los contratistas señalan, está establecido en un manual.El alcalde Jorge Iván Ospina no habló del presente. Dijo que la estrategia a futuro es que el Sistema de Transporte Masivo proporcione y produzca los recursos para el mantenimiento preventivo y correctivo de las estructuras.“Por ahora hay que categorizar los daños. Si se trata de dificultades en la construcción, deben ser asumidos por el contratista. Si son producto de vandalismo o de accidentes, los recursos deben ser aportados por el presupuesto Municipal. Pero hay que estructurar muy bien qué recursos de la explotación del sistema (publicidad) y qué proporción de los recursos que se le transfieren a Metrocali serán usados permanentemente en un plan de mantenimiento y prevención”, concluyó.¿Cómo se evalúa una losa?Sobre la fractura se hace una perforación de tres pulgadas de radio para establecer el espesor de la losa de concreto hidráulico, la capa de concreto asfáltico y la profundidad de la fisura.Si la fractura recorre la profundidad de la losa, entonces hay que demoler completo para iniciar la reparación. De lo contrario le levanta únicamente la capa del material que presenta problemas.De esta manera se puede descartar el asentamiento de la base, el ancho excesivo de la losa o una falla originada por fatiga a causa de un espesos insuficiente.Dato claveMetrovías construyó la mayoría de los corredores del Centro. Esta zona es la más afectada y aún no ha sido reparada. El País intentó contactar a sus representantes, pero esta queda en Bogotá y a través del teléfono nadie supo dar información.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad