Alerta por robo de agua de los hidrantes en Cali, ¿quiénes están detrás?

Alerta por robo de agua de los hidrantes en Cali, ¿quiénes están detrás?

Abril 29, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Alerta por robo de agua de los hidrantes en Cali, ¿quiénes están detrás?

64 mil metros cúbicos de agua son robados de los hidrantes de Cali, cada mes.

64.000 metros cúbicos pierde Emcali cada mes por esta causa. Vehículos de Yumbo, Jamundí y Puerto Tejada, involucrados.

En el barrio La Gran Colombia, en la Comuna 11 de Cali, los han visto. Carrotanques que en las noches o en las madrugadas llegan a   pegarse del hidrante que está en la Carrera 32 con Diagonal 30. Como  expertos, abren el paso de la llave, ponen las  mangueras al vagón cisterna y le roban el agua a la tubería.

Como si  fueran pocos los problemas que tiene Emcali  por conexiones fraudulentas y pérdidas del líquido, ahora una especie de ‘cartel’ se encarga de desangrar la red de acueducto con el fin de vender el agua a empresas, restaurantes, hospitales y constructoras (para el desarrollo de proyectos). También para comercializarla en la zona rural de Cali e, incluso, en otros municipios del Valle.

Denuncia Lucierne Obonaga, jefa del Departamento Comercial de Acueducto de Emcali, que son 64.000 metros cúbicos los que, en promedio,  cada mes se roban desde  los hidrantes. Eso equivale a más de 106 millones de botellas de agua personal que se vende en el mercado.

“Son personas dedicadas al negocio de transporte de agua, que tienen carrotanques y que con sus mangueras y herramientas inadecuadas los abren y se pegan de ellos. Como el agua no les cuesta nada, la ganancia está en lo que se cobra por el transporte. Mientras que Emcali vende el metro cúbico a $2151 ellos pueden cobrar hasta $43.000 por metros cúbico, cuando el agua les sale gratis”, dice la funcionaria.

La alerta de robo de agua se prendió desde el año pasado, cuando en los tres puntos autorizados por Emcali  para vender el líquido para uso distinto al domiciliario (como, por ejemplo, llenar una piscina, regar zonas verdes) el movimiento se redujo en un 70 %. 

Antes,  allí se vendían por lo menos 9000 metros cúbicos de agua al mes. “Hoy, estamos vendiendo 2700 metros cúbicos, por lo que presumimos que el agua se está captando de otras partes de forma fraudulenta, entre ellos los hidrantes. Dicen que hay contratistas o exfuncionarios de Emcali que estarían involucrados en ello. Le hacen el quite al proceso formal de solicitar una compra legal de agua”, aseguraron trabajadores de los sitios autorizados de venta. 

Los robos se cometen en al menos 30 hidrantes  ubicados en barrios como Ciudad Jardín, El Ingenio, Acopi, algunas zonas del Oriente y la periferia de Cali. “Se da en sitios que permanecen solos y donde se carece de vigilancia. Generalmente, son carros con capacidad de llevarse entre 7 y 10 metros cúbicos en un solo viaje”, explica personal del Área de Operación y Mantenimiento de Válvulas Hidrantes de la compañía.

Se han detectado vehículos provenientes de Jamundí, Yumbo y Puerto Tejada robando agua de los hidrantes, “por lo que estamos haciendo patrullajes y labores de inteligencia, en compañía de la Policía Metropolitana de Cali, para capturar y judicializar a estas personas por el delito de hurto de fluidos, incluido en el Código Penal”, dijo  el coronel (r) Germán Huertas, jefe de seguridad de la empresa.

Emcali reconoce que la manipulación de los hidrantes es fácil. Con una llave preston (una especie de llave inglesa) se puede abrir el paso del agua. La manipulación  inadecuada por parte de los dueños de lo ajeno provoca daños en su infraestructura, lo que les  impide a los organismos de socorro atender incendios.

“Les dañan la coronilla (válvula en forma de dado que se encuentra en la parte superior) y con nuestras herramientas no podemos abrirlo. Además, en ocasiones las roscas de nuestras mangueras no calzan de forma adecuada con el hidrante, porque están desgastadas, esto ocurre cuando se conectan otras mangueras de forma irregular”, explicó el sargento Luis Murillo, coordinador de emergencias del Cuerpo de Bomberos Cali.

A ello se suma que “si el flujo del agua que entra a esos vehículos se devuelve por la tubería, hay un riesgo de contaminación. Desconocemos qué tipo de medidas de salubridad tienen o si han transportado otros líquidos antes (combustibles, leche, químicos, etc.)”, advierte Lucierne Obonaga.

Adicionalmente, “si esa agua se vende para el consumo humano, el riesgo es mucho mayor”, agrega la funcionaria.

Tenga en cuentaEmcali habili- tó puntos fijos para entregar  de forma regulada el agua que se vende a grandes clientes.Están en las  estación Texaco de Guadalupe  (Calle 14B #53-130); Caña- verales (Calle 23 # 50-  41), y Villa San Marcos (Transversal 103 # 89-24). En la ciudad está prohibido que particula- res manipulen los hidrantes  (a excepción de los Bomberos de Cali). Para solicitar agua para usos especiales, se debe tramitar a través del 177.  Se calcula el precio según el volumen requerido.Más info:  3120880 y 1316440563.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad