Alerta por el incremento de menores en establecimientos nocturnos

Agosto 23, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Alerta por el incremento de menores en establecimientos nocturnos

Denuncia. En algunas zonas de Cali se permite el ingreso de menores de edad para hacer fiestas privadas. Otros jóvenes prefieren consumir el licor en los andenes y parques.

Los operativos realizados por la Secretaría de Gobierno dan cuenta que los balnearios, discotecas de Granada, la Avenida Sexta son los sitios más frecuentados por los adolescentes para consumir licor.

Catorce menores de edad fueron sorprendidos el mes pasado en sitios de rumba de mayores. La situación es delicada, si se tiene en cuenta que en los doce meses del 2010 la cifra fue de 44 jóvenes.Los operativos realizados por la Secretaría de Gobierno dan cuenta que los balnearios, discotecas de Granada, la Avenida Sexta e inmediaciones de las universidades son los sitios más frecuentados por los adolescentes para consumir licor. Este año han sido sancionados cuatro establecimientos. Sin embargo, en un recorrido nocturno, El País halló que la vía pública es donde más se encuentran menores de edad violando la ley.En la antigua salida a Yumbo, en una estación de servicio, por ejemplo, se encontró a más de diez jóvenes consumiendo ron, tequila y cerveza. Al interior del establecimiento también se permite la venta de licor a los menores.Igual sucedió en una discoteca ubicada en inmediaciones de la Universidad Santiago de Cali, donde no se pide ningún tipo de documento de identidad al ingreso.Según los reportes de la Secretaría de Gobierno, en marzo pasado fue cerrado el sitio conocido como ‘Kúbi-k Evolution’ que “por mucho tiempo evadió la acción de las autoridades al cambiar varias veces de razón social. Además, a cualquier hora del día había menores consumiendo licor”.Por los mismos motivos fueron sellados Calilú, en la Avenida 9Norte; La Jungla y La Bombonera, balnearios del corregimiento de Pance.Kevin, de 16 años, quien frecuenta sitios para ‘grandes’, dijo que “el ingreso no es complicado”. Explicó que cuando no va con un amigo mayor de edad, saca su contraseña falsa y “nadie pone problema”.Mientras que César M., de 14 años y primo de Kevin, precisó que generalmente “los porteros de las discotecas dejan entrar si uno les pasa un billetico”.El año pasado, quince establecimientos fueron sancionados. Alejandro Vásquez, presidente de la Asociación de Establecimientos Nocturnos de Diversión, Asonod, comentó que los sitios afiliados procuran pedir documentación a las personas que ingresan a ellos. Sin embargo, “hay muchos que se pasan por la faja la norma”.Agregó que los jóvenes están al acecho esperando a ver quién les permite romper las reglas, pero “con represión no se soluciona el problema. Con el Gobierno hay que buscar actividades de diversión donde los muchachos puedan ocuparse”.Franklin Atuesta, padre de familia y voluntario de la Red de Padres Papás, sostuvo que la dificultad está cuando los jóvenes quieren hacer actividades de mayores. “Estamos tratando de formar generaciones sanas, pero el entorno no lo permite y tampoco les facilita las cosas a los padres. Aunque no hay que desconocer que hay algunos padres irresponsables que pocas veces saben dónde están sus hijos”, manifestó Atuesta.Mónica Rodríguez, madre de familia y habitante de Granada, contó que en las afueras de los bares “niños de 14 y 15 años toman licor. Si no, se van a los callejones. También hay sitios donde les permiten el ingreso y se encierran a tomar”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad