Alerta por constantes agresiones contra los conductores del MÍO

Alerta por constantes agresiones contra los conductores del MÍO

Junio 03, 2018 - 11:55 p.m. Por:
Redacción de El País
Agresiones contra conductores del MIO siguen preocupando

Los operadores tienen un Comité de convivencia y también un sindicato de trabajadores en los que se tocan los temas de buen servicio al cliente, manejo de situaciones complejas con los usuarios. Así mismo se conoció que están en constante educación con los talleres que oferta Metrocali.

Foto: Archivo de El País

Descargas eléctricas, intimidaciones, violencia verbal, golpes con bolsos e incluso escupitajos son algunas de las agresiones que han padecido los conductores del MÍO por parte los usuarios del sistema y hasta de transeúntes.

Según Metrocali, con corte al mes de abril del presente año, se han registrado 19 agresiones y 77 amenazas a conductores de los vehículos por parte de los usuarios.

En 2017 se registraron 288 amenazas y 55 agresiones, y aunque las cifras actuales todavía no superan el registro con el que se cerró el 2017, el panorama enciende las alertas.

El País conoció algunos casos de agresiones a conductores del MÍO en los que, según los operadores, se sintieron vulnerados. Uno de los más graves es el de Karolyne Gutiérrez, una de las pocas conductoras de los buses.

“Yo iba conduciendo la ruta P71 y llegando a Unidad Deportiva se subió mucha gente. Entre esas tantas personas había una mujer que empezó a insultarme diciendo ‘¿dónde te dieron el pase?, qué mujer más lenta’ y más ofensas , yo me quedé callada hasta que ella vio que la ignoré y me empujó, yo le dije que me respetara, que estaba prestando un servicio y me dijo: ‘Esta india atrevida está buena para mandarle a dar duro’; y me pegó un golpe en la cara que me hinchó el labio. Yo la bajé de inmediato”, relató Gutiérrez, conductora de GIT Masivo.

Gutiérrez narró otro altercado, mientras se bajó a ayudar a pasar la calle a una señora de avanzada edad. Al subirse al bus, un usuario empezó a agredirla verbalmente, “‘¿para qué te ponés a ayudar ese vejestorio’? Movele’. Yo solo le dije que si él no tenía mamá o mujer, que fuera consciente. De repente reaccionó gritándome y se fue encima mío, me lanzó un puño y yo lo esquivé y me cogió de la corbata a intentar ahorcarme, si no fuera por un señor que se metió, él me hubiera ahorcado. Los usuarios lo bajaron del vehículo y afuera lo golpearon”, manifestó la conductora de GIT Masivo.

Karolyne aseguró que se siente orgullosa de prestar su servicio como conductora a los caleños y al mismo tiempo precisó que, a pesar de las agresiones que ha recibido, no se ha sentido discriminada por ser mujer.
“Me siento muy contenta porque casi el 90 % de los usuarios han manifestado que cuando ven a una mujer se sienten muy bien porque somos más atentas, más delicadas”, manifestó la operadora.

Leonardo Ramírez, otro conductor del MÍO, también ha sufrido violencia al prestar su servicio, en este caso a causa de agresiones verbales.
“Cuando hago la ruta P21A se presentan muchas agresiones verbales, las personas a veces insultan porque el vehículo se pasa uno o dos metros de la parada. Pero lo que ellos no saben es que la velocidad al conducir supera los 30 kilómetros por hora y el vehículo no puede frenar tan fácilmente”, explicó el conductor del masivo.

Ramírez afirmó que las paradas del MÍO también son motivo de agresiones. “Algunos quieren que se les pare donde no está señalizado y a nosotros no nos permiten parar en otro lugar porque hay un aparato que indica dónde detenernos”, afirmó el conductor.

Uno de los casos más sonados de agresiones fue el de un vendedor ambulante que le propició una descarga eléctrica a un conductor del MÍO.

“Eso fue en la estación Petecuy. Mi compañero iba a cerrar la puerta y el sistema lo anunció a través del parlante, entonces el vendedor se intentó meter y la puerta lo alcanzó a coger, por eso fue y le hizo una descarga al conductor”, explicó Leonardo Ramírez.

Jesús se suma a la lista de los conductores que han sido víctima de las agresiones y relató que mientras realizaba su habitual recorrido en el oriente de la ciudad, cerca a la estación del MÍO de Andrés Sanín, un ciclista lo empezó a intimidar porque, al parecer, le había cerrado la vía.

“Empezó a insultarme y me siguió hasta la siguiente parada. En el momento en el que abrí las puertas, empujó a una señora que se iba a bajar con un bebé, se subió a insultarme y terminó golpeándome tan fuerte, hasta que logró hacerme sangrar la cara. Los usuarios grabaron todo y llamaron a la Policía”, relató.

Jesús, a causa de los golpes, tuvo que realizarse varios exámenes médicos y hacer la respectiva denuncia en la Fiscalía.

“Esta violencia se debe a la falta de tolerancia, de educación vial, la gente no tiene conciencia de las cosas. A nosotros nos dan capacitaciones y creo que los ciudadanos también deben capacitarse”, indicó.
Por su parte, Jaime Jiménez, operador de Unimetro, otra de las empresas prestadoras de servicio, aseguró que en la zona sur de la ciudad, existen rutas muy peligrosas.

“Por ejemplo, las que suben a Polvorines, ahí se presentan muchos problemas por habitantes de la calle y personas que se quieren subir sin pagar su pasaje”, aseveró.

En las últimas semanas también se conoció el caso de otro conductor del MÍO que fue víctima de agresiones por parte de un taxista en el norte de la ciudad, al parecer porque el operador de un bus habría ocasionado un choque entre dos vehículos.

Campañas para mitigar la violencia

Mientras las agresiones no cesan en la ciudad, el director comercial de Servicio al Cliente de Metrocali, Andrés Pla, afirmó que para evitar que estas situaciones sigan sucediendo se vienen realizando talleres.

“Más de 2000 conductores han sido capacitados en temas de cultura, resolución de conflictos y protocolos de atención que lo que buscan es llevar relaciones más armónicas. Esto es un flagelo en el que estamos trabajando no solamente ahora, sino desde años anteriores”, afirmó el funcionario, quien dijo que la pedagogía también se viene haciendo con los usuarios.

“Con ellos hacemos un trabajo de concientización. Tenemos un programa que se llama ‘Experiencia MÍO’, dirigido a todos los públicos, vamos a los principales colegios y universidades de la ciudad, este proyecto busca llevar el sistema integrado a esas zonas, hasta hoy tenemos un total de 7000 personas impactadas con este programa”, precisó.

El funcionario también agregó que se realizará una nueva iniciativa con entidades del gobierno local.

“Vamos hacer una alianza con la Secretaría de Cultura y sacaremos en los próximos meses una campaña de cultura ciudadana liderada por Metrocali, donde a través de ella se pueda incentivar al respeto”, dijo Pla.
En resumen, los conductores del MÍO concluyen que los caleños deben ser más tolerantes y respetar a los prestadores del servicio público. Así mismo, también precisaron que en los casos en los que la violencia se presenta de operadores a usuarios, también se deben hacer las denuncias.

Le puede interesar también: Avanza gestión para que rutas del MÍO lleguen hasta Jamundí

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad