Alerta en Cali por nuevos casos de implantes con sustancias extrañas

Mayo 19, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Alerta en Cali por nuevos casos de implantes con sustancias extrañas

El costo en promedio de una intervención estética con biopolímeros está alrededor de $3 millones. Una cirugía plástica puede costar en promedio entre $4 y $5 millones.

El HUV recibió en las últimas dos semanas a tres mujeres con problemas por una gel aplicada en sus glúteos.

Una extraña gel aplicada en los glúteos de tres mujeres con el fin de darles más volumen en esta parte del cuerpo alertó al equipo médico del Hospital Universitario del Valle. Según lo reportó esta casa de salud, en los últimos quince días tres mujeres llegaron al centro hospitalario con inflamación, decoloraciones en la piel, pérdida del tejido y masas raras en sus glúteos.Jessy, colombiana residente en España, es una de las tres pacientes afectadas por este material.De acuerdo con su testimonio, en el lugar donde le realizaron el procedimiento estético le mintieron sobre la sustancia que le inyectaron.“Hace cuatro años y medio vine a Cali y en el lugar donde me atendieron me dijeron que me iban a aplicar ácido hialurónico. Luego, tras un dolor punzante en mi pierna izquierda y sentir bolas como de ping pong en mis glúteos, me di cuenta que lo que me inyectaron fue una sustancia llamada Metacril, que es como un gel plástico que sirve para fabricar utensilios domésticos”, contó la mujer.Daños irreparables“Esta sustancia puede ser cualquiera que sirva para dar mayor tamaño en cualquier parte del cuerpo, pero los daños que produce ya estando dentro son irreparables”, explicó Darío Salazar, cirujano plástico del HUV.Silicona para carros, líquido de frenos, gel para ecografías, parafina de vela, aceite de motor, incluso, aceite de cocina, son algunos de los materiales que han sido detectados en procedimientos estéticos hechos de manera irresponsable. Senos, glúteos y cara son las partes del cuerpo donde más son aplicados.“Estas sustancias no son inyectadas por personal idóneo. Por lo general, quienes lo hacen son médicos generales, esteticistas o hasta personas que no tienen nada que ver con la salud que cobran por esto un precio mucho más bajo que el de una cirugía plástica normal”, dijo Salazar.“Cuando un biopolímero entra al cuerpo se puede correr el riesgo de que esta sustancia penetre una arteria y llegue al corazón o al cerebro”, dijo el galeno, quien señaló que las complicaciones con el uso de esta sustancia para procedimientos estéticos “siempre se van a presentar”.“Pueden sentirse tanto en el mismo instante en que entran al cuerpo, en forma de una trombosis, o varios meses o años después en la forma de pérdida de piel y tejido o deformidades permanentes”, anotó.El cirujano manifestó que luego de que estos elementos entran al cuerpo, no pueden expulsarse completamente.“Hay que entender que el cuerpo reacciona frente a las sustancias extrañas. Es por eso que las personas que usan biopolímeros, terminan viendo que estos se vuelven masas que buscan salir destruyendo el tejido de la piel por lo que al final siempre queda la deformidad física que resulta irreparable”, anotó el experto. William Murrillo, presidente de la Seccional Pacífico de la Sociedad Colombiana de Cirujanos Plásticos, añadió que “la acción de los biopolímeros puede provocar complicaciones tan graves como déficit en la circulación sanguínea”.“La mejor forma de prevenir estos síntomas es no aplicándose sustancias extrañas en el cuerpo”, dijo Murillo.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad