Alerta en el Valle del Cauca por resurgir de enfermedades que se creían erradicadas

Alerta en el Valle del Cauca por resurgir de enfermedades que se creían erradicadas

Febrero 07, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Alerta en el Valle del Cauca por resurgir de enfermedades que se creían erradicadas

Tanto el dengue como la Leishmaniasis son trasmitidas a través de la picadura de un mosquito portador del virus.

Las autoridades de salud el Valle advirtieron sobre 90 casos de lepra y 192 de leishmaniasis detectados en el 2012. Buscan a más pacientes.

Las autoridades de salud advirtieron sobre la presencia en el Valle de algunas enfermedades que, aunque se pensaban desaparecidas, todavía siguen latentes en la región.Se trata de males como la lepra y la leishmaniasis que, de acuerdo con los reportes epidemiológicos de la Secretaría de Salud del Valle, han manifestado una tendencia al alza en los últimos años.En ese sentido, las cifras revelan que en el departamento hay 90 personas diagnosticadas con lepra. Se estima que en 16 de los 42 municipios hay alguien que padece la enfermedad. Para el caso de la leishmaniasis, el año pasado se reportaron 192 casos. A ello se suman las tres personas diagnosticadas con rabia silvestre en las últimas semanas en Trujillo y el crecimiento de casi un 140 % en los casos de dengue en el departamento.Estas enfermedades, junto a otras como la tuberculosis o la tos ferina, hacen parte del grupo de patologías conocidas como reemergentes, que se hacen más latentes en la región por cambios climáticos, del ambiente, por las condiciones socioeconómicas y hábitos de vida, según explica la profesora Lida Osorio, de la escuela de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad del Valle.“Hay enfermedades como la lepra que están asociadas a las malas condiciones de vida. La falta de equidad en las comunidades puede estar favoreciendo estas enfermedades. Otros asuntos que no se están teniendo en cuenta son la promoción, prevención y atención de enfermedades”, dijo.Según el secretario de Salud del Valle, Fernando Gutiérrez, “estas enfermedades siempre han estado ahí y no significa que haya una alerta, sino que estamos buscando más casos”.Para la señora Osorio “no se trata solo de dar medicamentos u operar. Hay que tener en cuenta las obras de saneamiento, entornos saludables. Es necesario pensar la salud pública desde todas las áreas de planeación”.El País presenta el panorama de algunas de las enfermedades reemergentes que afectan la salud de los vallecaucanos.DengueSon 499 los casos de dengue reportados en las primeras semanas del 2013. De ellos, 21 fueron casos graves y tres personas murieron. Cali concentra el 79 % de los episodios. “Es una enfermedad endémica que puede prevenirse si se le enseña a la gente que en su propia casa puede tener focos del mosquito. La Unidad Ejecutora de Saneamiento está realizando fumigaciones en los municipios”, dijo el Secretario de Salud del Valle.LepraExplica el dermatólogo Luis Hernando Moreno, especialista del Centro Médico Imbanaco, que cada año se detectan entre 30 y 35 casos nuevos. “La lepra tiene cura y solo el 5 % de la población mundial es vulnerable a padecerla. No se contagia por el aire o por solo tocar a alguien enfermo. El paciente con lepra se diagnostica, se le da el tratamiento, que el Gobierno entrega gratis, y puede seguir su vida normal”, explicó.RabiaDe acuerdo con el boletín epidemiológico de la Secretaría de Salud del Valle, el comportamiento de la rabia silvestre ha sido variable en los últimos cuatro años en la región. “El brote que tuvimos en Trujillo se produjo por la mordedura de un murciélago, que provocó la muerte de varias reses. Habrá un consejo extraordinario de Zonosis para analizar nuevas medidas”, aseguró Fernando Gutiérrez, secretario de Salud del departamento.LeishmaniasisDel total de casos reportados en 2012 (192), el 76 % (142 casos) se detectaron en Buenaventura. “La leishmaniasis afecta mayoritariamente a poblaciones de escasos recursos económicos. Tristemente invertir en el desarrollo de nuevas estrategias de tratamiento no se considera rentable para la industria farmacéutica”, aseguró María Adelaida Gómez, investigadora del Centro Internacional de Entrenamiento e Investigaciones Médicas, Cideim.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad