Alcoholímetro ha 'rajado' este año a 400 caleños por una sola cerveza

Junio 22, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Germán González Barco | Reportero de El País
Alcoholímetro ha 'rajado' este año a 400 caleños por una sola cerveza

Durante los días del Mundial de fútbol los operativos de control de alcoholemia se intensificarán en puntos como la Avenida Sexta.

La Secretaría de Tránsito ha aumentado el pie de fuerza y controles. Más del 80 % de los multados por alcoholemia estaba en grado cero. Panorama.

Al cumplirse los seis primeros meses de la entrada en vigencia de la ley que sanciona a conductores ebrios, en Cali el número de sancionados casi se ha duplicado, según las autoridades, por cuenta del incremento de los controles y agentes de tránsito.De acuerdo con el reporte de la Secretaría de Tránsito, en lo corrido del año se han impartido 404 infracciones por alcoholemia, frente a las 222 que se impusieron en el mismo periodo del año anterior.Para el jefe de guardas de Tránsito, Adalbert Clavijo, la medida ha tenido un impacto positivo en el comportamiento de los caleños, sin embargo la cifra ha aumentado debido a que la planta de la dependencia aumentó en 250 agentes, lo que permitió realizar más operativos.“También es importante anotar que la gran mayoría de los sancionados lo es por consumo en grado cero de alcoholemia. Este es el que nos está subiendo la estadística”, anotó Clavijo.Según el funcionario, “el año pasado no se tenía el grado cero, de manera que ahora a los que han bebido entre una y tres cervezas y son parados en un control, la prueba les sale positiva”.El 87 % de los infractores corresponde al grado cero (355); seguido de los grados dos y tres (18); y por último el grado uno (13).En cuanto a accidentalidad, la cifra disminuyó considerablemente. Hasta el 31 de mayo de este año se presentaron 46 siniestros relacionados directamente con el consumo de alcohol, mientras que en el 2013 en los primeros seis meses del año la cuenta iba en 119.Frente a esto, el guarda explicó que un gran porcentaje de los sancionados no son detenidos en los controles, sino en las pruebas que se realizan cuando se presenta un accidente de tránsito.La representante a la Cámara Gloria Stella Díaz, coautora del proyecto de ley que castiga a los conductores ebrios, manifestó que los resultados desde la implementación de la norma son muy alentadores y han permitido salvar muchas vidas.“Por la dureza de las sanciones hubo un cambio de cultura y la gente entendió que conducir luego de haber tomado le puede salir muy caro. Las personas toman conciencia cuando se les toca el bolsillo”, afirmó la congresista.Contrario a los resultados mostrados en Cali, el comportamiento en todo el país muestra una disminución en las estadísticas relacionadas con el consumo de alcohol en conductores, según indicó la señora Díaz. De acuerdo con los datos proporcionados por la Policía Nacional a la representante, los comparendos se redujeron en un 50 %, al igual que los accidentes (9 %). Asimismo, los muertos en accidentes en los que estuvieron involucradas personas ebrias bajaron en un 47 %, mientras que los heridos disminuyeron 23 %.La militante del Partido Mira aseveró que la ley aún tiene muchos contradictores, quienes han intentado argumentar que las medidas son muy drásticas y que su implementación ha generado pérdidas al sector licorero.“Hay que hacer un equilibrio entre la vida y consumir licor, los resultados hablan por si solos, hemos logrado un gran cambio”, enfatizó.La congresista informó que existen varias demandas en curso que piden la inconstitucionalidad de la norma, sin que aún hasta el momento la Corte se haya pronunciado al respecto.El abogado experto en Tránsito, Víctor Hugo Vallejo, explica que aunque la ley es bien intencionada, las sanciones son demasiado altas, sobre todo por la imposición del grado cero de alcoholemia.“Lo que se busca es crear conciencia en los conductores y prevenir accidentes, no tildar de delincuentes a personas que aunque infringieron la ley solo cometieron una violación”, argumentó.El jurista además criticó que en todos los niveles de sanción exista la suspensión de la licencia de conducción. “Solo debería aplicarse para los que sean encontrados con grado dos y tres de alcoholemia, porque efectivamente se convierten en un peligro para la sociedad”, concluyó.No bajar la guardiaEl director del Fondo de Prevención Vial del Valle, James Gómez, aseguró que los resultados de la ley son muy positivos, pero advirtió que no se debe bajar la guardia en los operativos de control porque las cifras aún preocupan.“Creo que el objetivo desde la parte operativa es evidente, ya que ha habido un control y esto hace que la gente esté más prevenida y se autorregule a la hora de ingerir licor”, afirmó.Gómez enfatizó que tanto a nivel nacional como departamental las autoridades deben seguir atacando todos los frentes y no bajar la guardia en el control. “No hay que ser previsibles sino sorpresivos, no se deben realizar operativos en los mismos sitios y variar la metodología”, recomendó. Un estudio realizado por el Fondo de Prevención Vial demostró que en Cali el 1 % de los conductores transita por las calles después de haber consumido algún trago en días diferentes a los fines de semana. “Hay estudios que han demostrado que desde la primera bebida ingerida, la persona empieza a perder una serie de facultades que le permiten estar alerta a la hora de conducir. No es un capricho, es algo científico”, enfatizó.Unos ganan, otros pierdenLa implementación de la ley permitió el nacimiento de nuevos negocios y generó perdidas económicas en otros ya establecidos. Alejandro Vásquez, presidente de la Asociación de Establecimientos Nocturnos (Asonoc), aseguró que en términos comerciales la ley ha tenido un impacto complejo, generando disminución en las ventas de hasta el 50 % en algunos establecimientos.“La gente está dejando de salir. Y es que el mismo nombre de la ley es negativa y se penaliza desde el grado cero, situación bastante rara en el mundo porque ya no se puede ni tomar una copa de vino con una comida”, explicó Vásquez. Por el contrario, estos seis meses han sido una lapso de bonanza para las empresas dedicadas a prestar el servicio de conductor elegido. Mauricio Vidal, gerente de conductores elegidos El Único, indicó que gracias a la ley las solicitudes aumentaron en 500 % y algunos restaurantes se vieron obligados a contratar sus servicios porque las ventas disminuyeron.“Debido a la demanda tuvimos que empezar a contratar más personas gradualmente. Desde diciembre incorporamos 35 personas adicionales y ya tenemos 60 conductores”, explicó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad