Alcohólicos Anónimos cumple 82 años de existencia: historias que han ganado la batalla

Junio 09, 2017 - 11:40 p.m. Por:
Valentina Echeverry Segura / Especial para El País
Alcohol alcohólicos

El alcoholismo es reconocido mundialmente como un ‘gran problema de salud pública’. Es generador de violencia y causa altos porcentajes de accidentes.

Jorge Orozco / El País

Un día común. 3:00 de la madrugada. Un niño de 12 años bebe cerveza en un burdel. Mientras tanto, suena de fondo un tango. Luego llega a su casa. Ve a su padre borracho amedrentando a su mamá. Su hermana convulsiona tras las escenas.

Así es el panorama que describe Carlos*, sentado en silencio, cuando se le pregunta por su infancia. La infancia de un niño que amaba la cerveza. Y que sin pensarlo, terminó alcohólico, de un momento a otro. Una niñez que no quisiera repetir.

A su lado, Sergio*. Otro hombre que trae recuerdos de su pasado. Un 24 de diciembre, dice. Tenía tan solo nueve años. La cerveza, su bebida favorita. Fue ahí cuando tuvo su primera borrachera. También su primera ‘laguna mental’, cuenta, refiriéndose a un lapsus en donde lo había olvidado todo. Recuerda que duró 15 años tomando alcohol. Para Sergio, esos años fueron incontables, pues eran llenos de tragedias y violencia.

Ambos, ahora sonríen. Están sentados, contando su pasado superado, en medio de la sala principal de la Corporación Alcohólicos Anónimos, que hoy conmemora sus 82 años de existencia.

                                                       ***

Alcohólicos Anónimos surge un 10 de junio de 1935, en Akron, Ohio, en Estados Unidos. Nace de un corredor de bolsa y un cirujano. Ambos alcohólicos. Se unieron para llegar plenamente al estado de bienestar y sobriedad.

En lo corrido del 2017 más de dos millones de personas en el mundo han podido controlar el alcoholismo. 183 países cuentan con la acción de Alcohólicos Anónimos y más de 115.000 grupos celebran en cinco continentes.

A Colombia llegó en 1959. Actualmente 12.000 personas han entrado en proceso de superación en 300 municipios, contando con más de 800 grupos.

Existen dos clases de bebedores. El bebedor social (que no es alcohólico) y el bebedor problema. Este último ya es considerado alcohólico y necesitaría buscar ayuda o apoyo.

Alcohólicos Anónimos llegó a Cali hace 57 años. Actualmente existen 35 grupos, conformados en su totalidad por más de 400 personas. Se dividen por cuatro ‘Distritos’. Uno al Norte, otro al Sur, al Oriente y al Occidente los demás.

Los grupos toman decisiones en conjunto, por ejemplo, cómo se iban a llamar. Ahora algunos se titulan: ‘despertar a la sobriedad’, ‘fe y recuperación’, ‘nuevo despertar’, ‘viviendo sobrio’ o ‘madrugar en sobriedad’.

Tres de ellos pertenecen a la cárcel de Villahermosa. Los otros se reúnen todos los días para contar sus experiencias, fortalezas y esperanzas.

Y es así como se superan, entre sí; no existen expertos que los guíen. Deben ser los mismos integrantes de la comunidad los encargados de salir adelante, con una única condición: su deseo de dejar el alcohol.

Alrededor de 450 personas que pertenecen a la comunidad de Alcohólicos Anónimos de Cali se apoyan de la literatura. Existen más de 100 volantes, afiches, libros y folletos, que hablan del alcoholismo y es precisamente esos temas los que día tras día discuten en sus reuniones.

                                                       ***
“El alcoholismo es una enfermedad y para uno darse cuenta que la padece, solo debe analizar si se puede controlar o no en la bebida del trago”, relata Sergio*.

‘La época de la tragedia alcohólica’, es así como la denomina él, pues dice que lo único que le trajo a su vida fueron problemas.

Hoy, 22 años perteneciendo a Alcohólicos Anónimos, asegura que no se toma una sola copa y que su proceso fue exitoso. El proceso de muchos también podría serlo, solo necesitan dar dos pasos: uno al costado, para alejarse del alcohol y otro, para acercarse a su propio beneficio.

“El alcoholismo no respeta sexo, edad, condición social, credo religioso ni profesión. Puede conducir al hospital, a la calle, a la cárcel o inclusive al cementerio”, dice Carlos*.

Los dos ahora se encargan de replicar lo que aprendieron a toda la comunidad que lo está necesitando. “Las puertas están abiertas para todo el mundo. Pueden acercarse o llamar. Sí hay salida”, afirman.
Y es así como aseguran que esta Corporación fue la encargada de que su infancia no se repitiera. Un ejemplo de superación.

*Nombres cambiados.

Campañas en Cali

Ayda Ruth Carpintero, del grupo de Salud Mental y Convivencia Social de la Secretaría de Salud de Cali, dijo que “la campaña ‘me voy de rumba pero no me derrumbo’ busca generar una cultura del consumo responsable del licor y se enmarca dentro de la política nacional de reducción del consumo de sustancias psicoactivas.

También hace parte de la estrategia ‘pactos por la vida: saber beber y saber vivir’.

Efectos del licor

"El consumo de alcohol en cantidades bajas no es tan perjudicial para el cuerpo. El problema es que la costumbre es consumir de manera exagerada”, dijo Diego Fernando Jiménez, jefe de la Unidad de Hepatología de la Fundación Valle del Lili y docente de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Icesi.

Agregó que “las afectaciones se dan en la parte cardiaca y cerebral, pues esto produce un desajuste metabólico que hace que se presenten enfermedades a mediano plazo. Es delicado tanto para el hígado como para los otros órganos”.

Jiménez recomendó no consumir alcohol en grandes cantidades. “El que ya esté inmerso en ese mundo debe estar soportado en grupos como Alcohólicos Anónimos”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad