Alcaldía de Cali responde a cuestionamientos sobre contratación

Marzo 18, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Tras alerta de la Procuraduría, el director administrativo de la Alcaldía, Alfonso Otoya, explicó que la ley no les permite vincular empleados a la Administración de otra forma.

Cali fue la ciudad de Colombia que más contratos realizó por modalidad directa en el 2012. De los 4103 que suscribió el año pasado, 3782 se hicieron bajo ese criterio, lo que equivale al 92 %. Esto es lo que reveló un análisis realizado por la Procuraduría Delegada para la Descentralización y Entidades Territoriales, que hizo un llamado por ser esta, a nivel nacional, la forma más frecuente de celebrar contratos. Frente a esto, Alfonso Otoya, director administrativo de la Alcaldía de Cali, aseguró que la mayoría de esos contratos corresponden a contratación de personal y que la ley no permite utilizar otra modalidad para ello. Otoya sostiene que por esa razón, es tan importante una reforma administrativa a la Alcaldía. El informe de la Procuraduría alerta sobre el altísimo porcentaje de entes territoriales que privilegian la contratación directa sobre otras modalidades y señala que Cali es una de las que más incurre en esa situación...Hay que entender cómo es la estructura administrativa del Municipio respecto a contratación. Dado que la Alcaldía tiene que contratar prestación de servicios profesionales y no profesionales, por su reducida planta administrativa, cerca de 2000 contratos se tienen que hacer por el mecanismo directo, porque es el único que autoriza la ley para este tipo de contratación.Como nosotros éramos una administración nueva y no queríamos sacar a personas que venían trabajando con memoria histórica sin antes comprobar su eficiencia, se hicieron contratos a corto plazo (entre cuatro y seis meses). Eso nos llevó a tener no solo 2000 contratos por prestación de servicios, sino incrementarlos más: una persona podía tener dos o tres contratos en el año. Eso hace que la cifra por contratación directa sea bastante alta.En el 2011, ¿a cuánto ascendió esa contratación de personal?Se tiene evidencia de 4000 personas. En uno de los casos con más gente contratada por la Administración anterior, se llegó a unas 6000 personas. En ese entonces los contrataban casi siempre, por periodo de un año. ¿Por qué se privilegia esta modalidad de contratación directa?Para contratar personal es la única que se utiliza por ley. Uno no puede salir a hacer una licitación de servicios profesionales, no lo contempla la Ley 80. Eso se usa para obras, para adquisición de bienes. El informe habla de contratación en general. Como la contratación de personal del Municipio de Cali (por número de contratos, más no por valor) es tan alta, cuando se toma el total de contratos que realizó la Administración en el 2012, que son 4108, y se mira cuánto es la de personal, el porcentaje es altísimo. Haciendo la cuenta, ¿quiere decir que solo son 200 el resto de contratos?Sí. Mire, le voy a dar dos ejemplos. La Secretaría General y la de Desarrollo Administrativo, cada una tiene unos 200 trabajadores. Eso quiere decir que el año pasado cada secretaría firmó 500 contratos de manera directa con ellos. Entonces, solo en esas dos secretarías hay 1000 contratos, de los 3700 que el informe dice que se hicieron por contratación directa. Quitando la contratación directa por personal, el número de convenios que se hacen mediante ese mecanismo en la Alcaldía es supremamente bajo.¿Cuántos serían, exactamente?Hay que hacer la consolidación de la cifra con las 17 secretarías. Desafortunadamente hoy no tengo el número, pero vamos a sacarlo esta semana.La Procuraduría es clara en decir que esta situación no es algo ilegal. Pero sí asegura que puede dar lugar a hendiduras para la corrupción...Precisamente por esa razón la Administración ha planteado desde su inicio la reforma administrativa. Porque es el mecanismo para garantizar la continuidad de la prestación de los servicios laborales y mantener la memoria histórica de quienes han venido trabajando en la Alcaldía. Así no tendrían que someterse a estos procesos de contratación que pueden, en algunos casos, dejar hendiduras para la corrupción, como usted lo dice. ¿Y en qué va esa reforma? Hay la sensación de que se están tomando demasiado tiempo para ordenar la casa y que bajo esa frase escudan la lentitud de muchos procesos...La reforma requiere dos componentes: uno político y otro administrativo. El primero corresponde a llevar el proceso ante el Concejo, para que este lo apruebe. El segundo es realizar el proceso como tal. En este último se ha avanzado. Sin embargo, se está esperando el momento en que el Alcalde tome la decisión de presentarlo al Concejo. ¿Y qué falta para que el Alcalde tome esa decisión?Hay otras prioridades que han ocupado la agenda del Concejo, como son el caso de Girasol, el de la separación de Telecomunicaciones de Emcali o el POT. Entonces, se está esperando el momento adecuado para presentarlo. Ese puede ser un proceso muy lento... podría decirse que va a estar ya cuando termine la gestión Guerrero...No me atrevo a dar tiempos, pero sí es un proceso que no se da a la velocidad que uno quisiera. De todas formas, sí es una prioridad para el Alcalde, porque él lo vive, lo siente y lo sufre, en cuanto a la lentitud en los procesos. Uno de los aspectos de la reforma es la modificación de secretarías. Por ejemplo, se necesita que un ente se encargue del espacio público...La reforma va encaminada a procesos: a determinar quién está haciendo qué. Lo que se busca es garantizar el servicio ágil y eficiente al ciudadano y que no se den confusiones ni procesos.¿Hay secretarías que se van a dividir?Seguramente. Hay secretarías que desaparecen, otras que llegan. La idea es no quedarse rígidos en la estructura actual, que surgió de la reforma del 2002, que fue de carácter fiscal para reducir el costo de la Administración. Eso hace que la estructura hoy, en procesos, no sea la más adecuada. Hoy, por ejemplo, para nombrar a un funcionario, el documento debe pasar por revisión de hasta seis o siete personas de diferentes secretarías.Ustedes iniciaron un remate de bienes muebles. ¿De qué se trata?Este era un proceso que teníamos estancado. Hay desde carros que han sido dados de baja, hasta escritorios, sillas rimax, que se han decomisado en operativos, en fin. La idea es rematarlos mediante el martillo único del Banco Popular. La Administración no realizaba este proceso desde hace más de cinco años y necesitamos salir de todo. El valor base estimado de esos artículos es de $73 millones, pero aspiramos a obtener más. Lo importante es desocupar el predio del Municipio que esos elementos hoy ocupan.¿Cómo va el embellecimiento de la ciudad para los Juegos Mundiales? Hay un deterioro evidente en espacios públicos, parece que hace mucho no se les hace mantenimiento... Cuando a un inmueble no se le hace un mantenimiento preventivo, es difícil dejarlo a punto. Entonces hay dos líneas de trabajo: una, recuperar lo deteriorado, como los edificios del CAM y las instalaciones del Concejo. Y otra, hacer el mantenimiento para que no lleguen a un estado tan deplorable.A propósito, ¿Cómo va la aplazada reubicación del Concejo?En diciembre pedimos plazo de un mes para presentar al juez un plan de reubicación. El plan se hizo y tenemos dos meses para implementarlo. En eso estamos: se sacó la ESE de Ladera, que estaba en el Edificio San Marino (en la Avenida Sexta, en diagonal al Sisbén), y en esos tres pisos que se desocuparán se ubicará a los honorables Concejales.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad