"Al otro día de asumir la Alcaldía acabo la ley zanahoria": Maurice Armitage

"Al otro día de asumir la Alcaldía acabo la ley zanahoria": Maurice Armitage

Noviembre 01, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Maurice Armitage, alcalde electo de Cali.

El alcalde electo de Cali, dice que su mandato es cívico. “Siento una gran responsabilidad y no me puedo dar el lujo de fracasar, sería un golpe para Cali”. “La cultura ciudadana será para todos”.

Franco, sincero y con su particular estilo de llamar las cosas por su nombre, el alcalde electo de Cali, Maurice Armitage Cadavid, no duda en decir que esa espontaneidad  fue una de las clave de su éxito en la campaña electoral. 

Con igual claridad afirma que su mandato es  cívico y que va  a despolitizar la Administración, “¿si no  para qué me eligieron?”, tras sentenciar  que todos los caleños tendrán que meterse en el tema de la cultura ciudadana porque esta “no puede ser solo para los de abajo”.

Y acelerado como es, ya mostró su  impronta   como alcalde electo  y empezó a dar  muestras de que las salidas para los problemas de Cali serán  rápidas.  Sobre su elección y su próxima gestión Armitage habló con El País.

Pasado el acelere inicial por el triunfo, ¿qué lectura le hace a esa victoria contundente que obtuvo?

Es  un compromiso inmenso, pero  con gran alegría porque  la victoria clara que obtuvimos nos da  mucha legitimidad  para hacer las cosas bien, de manera independiente.

En enero tenía el 2 % en las encuestas y diez meses después sacó más de 260.000 votos,  ¿Cómo explicar ese fenómeno?     

Mi elección lo que demostró es una debilidad de los partidos políticos,  es relativamente fácil derrotarlos,  no  porque yo sea bueno, sino porque la gente está aburrida de los políticos. No sé si eso pasa  solo en Cali o en toda Colombia. Lo que uno ve es que una persona con 70 años, con un apellido bien complicado, sin ninguna experiencia política gana unas elecciones de esta manera, aquí cualquier persona puede hacer política.

¿Sus cuentas le daban para tantos votos? 

La encuesta que sacó El País el viernes, antes de la elección,  me puso nervioso. Yo discutía, inclusive decía  que mínimo sacábamos 50.000 votos de ventaja, porque uno lo percibe con la gente. Una cosa es  caminar y darle la cara a la gente, darle la mano y que   vean  si   realmente tienes una cara sincera o no. A mí me tocó sufrir con la señora de un político,  que se me pegó al lado, y mientras yo saludaba,  ella decía: ‘Vea este es el candidato que les va a quitar el hambre’,  y yo  le  decía que yo no estaba diciendo eso. El político tradicional echa otro cuento, pero  creo que la gente captó la sinceridad nuestra.

En campaña los candidatos no pueden decir todo lo que quieren porque tienen que ser políticamente correctos ¿Qué diferencia va haber entre el Maurice Armitage de la campaña y  el  alcalde?

Ninguna, soy el mismo. Si algo se  puede mostrar  como un atributo en la campaña, que  caló entre el electorado, fue hablarle  sinceramente. A la gente  no  se le puede seguir engañando, uno se tiene que mostrar como es. Lo normal del político es que  siempre trata de decir lo que la gente quiere oír, no lo que en realidad piensa. Y eso la gente lo nota. 

¿Uribe le quitó o le puso votos?

Diría que ahí hubo un empate. Pero después de la adhesión,  la gente vio que yo hacía mucho énfasis en que mi campaña era  cívica, que recibía  liberales, conservadores, negros, mujeres,  verdes, gente de izquierda. 

¿Ese acercamiento con Uribe lo va a distanciar del presidente Santos?  

No en lo absoluto. Esa aclaración se la hice tanto a Uribe como a Santos. La adhesión de Uribe fue  programática, desde el punto de vista de gobierno, de ciudad, en ningún momento fue una cosa política.  Es más, él planteó diferencias respetuosas  en lo de la paz, él  me respeta lo que yo pienso, y yo  respeto lo que él piensa. 

En ningún momento he pensado en politizar eso. Todo lo contrario,  si recibí a Uribe  fue para demostrarle a Cali que nos tenemos que entender, que no podemos politizar la ciudad, no podemos seguir con el cuento de que    estoy con Santos o  estoy con Uribe, todos estamos con Cali.

Lea también: siete 'chicharrones' urgentes que le esperan a Armitage

¿Invitaría a sus contrincantes a que lo acompañen  o que tomaría de las propuestas de ellos?

Después de la elección, donde  obtuvimos un mandato  contundente, donde les sacamos  90.000 votos al segundo, donde hubo  una elección de alcalde  con 264.000 votos, estoy convencido del  gran cambio que tengo que dar.  Mí gobierno  va a ser un movimiento cívico, tengo que despolitizar la administración pública, ¿si no  para qué me eligieron?

Esa es una labor difícil,  tengo que entenderme con el Concejo,  con los políticos, no puedo generar  pelea, sino crear  unión, pero tengo que hacerle entender a toda la  gente que está trabajando, que nos ayudaron, que esto es un movimiento cívico. El mandato que nos dieron es para cambiar la forma de hacer política, a mí no me eligieron  por buen mozo, ni por  nada, a mí me eligieron por un propósito definido, que es cambiar,   inspirar de alguna manera una nueva forma de hacer política.

¿O sea que la participación que tendrán los  políticos será distinta?

Yo espero darle un perfil técnico a muchos de los altos cargos de la Administración. Ya contratamos a una firma cazatalentos para buscar el gerente de Emcali, Metrocali y al  secretario de Tránsito,  vamos a despolitizar las posiciones importantes, el Tránsito y Metrocali. La idea es  empezar a ejecutar desde el punto de vista administrativo. Los políticos tendrán sus cuotas, si son buenos,  si no son buenos,  se van, porque vamos a tener gente que funcione y aporte. 

Usted es muy acelerado y es un buen ejecutivo, pero el Estado es paquidérmico. ¿Cómo va hacer  para imprimirle dinamismo al Estado?

Ya  empezamos a ganarle dos meses. No voy a gobernar cuatro años, estaremos  gobernando cuatros años y dos meses, noviembre y diciembre lo estamos abonando.  Rodrigo Guerrero me dio la posibilidad de empezar a ejercer. Estuve en una reunión en la Icesi para resolver los problemas de movilidad en el sur.  Ahí dije que esa vaina hay que resolverla rápido: por eso  haremos la continuación de la Avenida Ciudad de Cali, rápido, porque necesitamos desembotellar la zona. En menos de un  año la Ciudad de Cali tiene que estar terminada.

¿Cómo se va a financiar?

Con recursos del Municipio y gestión.  Tengo cita el martes en Bogotá con el Vicepresidente  de la República y la   Ministra de Transporte para conseguir los recursos. No voy a pedir ya la carretera Cali-Jamundí, porque en eso nos demoramos 5 años, solo voy a pedir que financien rápidamente el tercer carril desde el puente del Valle de Lili hasta el retén de Pance. Voy a pedir el anticipo de un kilómetro de la vía a Jamundí, pero ya,  para tener esa solución  de las dos vías, es decir el tercer carril y la Ciudad de Cali.

Fuera de eso vamos a empezar a estudiar ya, con la Comisión de Empalme,  si somos capaces de hacer el hundimiento de la Calle  16 con 100 y  de la  Calle 13 con 100, eso lo vamos a empezar a hacer y es una forma de empezar a generar trabajo. Eso lo haremos   también con plata de la Nación. Tenemos muchas posibilidades de  gestionar ante el Gobierno Nacional para que nos dé plata. 

¿Por qué no es amigo de los peajes para el desarrollo de vías?

En  Ciudad Jardín y Pance puede  que la gente tenga capacidad de pagar, pero la  que vive en Jamundí, en Terranova, una parte del sur de Cali,  la que viene de Puerto Tejada,  no tiene capacidad de pago. Creo que eso sería lo más odioso de hacer,  no  me atrevería  a hacer eso ahorita. Estoy planteando una solución rápida. 

En el Icesi también  planteé la necesidad de hacer  cultura ciudadana ya, eso es lo que van aprender los ciudadanos. La  semana entrante me reuniré con  todos los rectores de los colegios del sur,  de las universidades para  concientizarlos sobre la importancia de  hacer cultura ciudadana.

O sea que Alberto Hadad tiene razón cuando dice  que  la gente no colabora...

Sí, pero lo  que pasa es que tienes  que  liderar algo para poder mandar. Hadad, de alguna manera,   es una  rueda suelta en la Alcaldía, Rodrigo tampoco era que lo manejara mucho. A  Hadad no lo manda nadie.

¿Y cree que  le van hacer caso?

Espero que si, porque si no me hacen caso, vamos a ejercer presión, eso es la zanahoria y el garrote.

 ¿Cómo va a irradiar ese tema de cultura ciudadana en Cali, donde la gente  no es capaz de bajarse del carro y no obedece las normas?

La cultura ciudadana no puede ser no más para los de abajo.  En el Icesi me  puse  como ejemplo; en mi casa hay cuatro carros y  nadie hace pico y placa, pues  tenemos que empezar con el castigo social para los que tengamos muchos carros y no cumplamos el pico y placa, pues este no puede ser para los que  tienen  un solo carro. Tenemos que empezar de alguna manera a ejercer sanción y sobre todo en la Comuna 22, donde está la gente más culta,  de más poder adquisitivo.  ¿Cómo puede ser posible que no nos podamos entender con cultura ciudadana allá?

Ha admitido que no es conocedor profundo de la Administración Municipal. ¿Lo sensato no es dedicarse a estudiarla y después comenzar a dar soluciones?

La Administración la vamos a conocer, pero es que los problemas de movilidad no son muchos. Algunos tenemos que resolverlos a la carrera, y a la carrera es que lo vamos  a hacer. 

¿Va acabar el pico y placa?

Afortunadamente el juez acabó el del Sur sin necesidad de que yo lo hiciera. Cali no tiene problemas graves de movilidad,  tiene ese problema concentrado en dos sectores, en Sameco,  entre 4 y 6 de la tarde, y en el sur. El resto de la ciudad, no. 

Yo ando por Cali todo el día y  es la única ciudad donde uno puede hacer cuatro y cinco mandados en un día  porque se puede mover. Medellín tiene Metro, Tranvía, Cable y el tráfico es  insoportable.  

Para el resto de ciudad, ¿en cuánto tiempo quitará el pico y placa? 

Esa pregunta no me la haga tan rápido. Esperemos los resultados, que nos funcionen las cosas. Aspiro a que terminando mi  gobierno,  Cali sea una ciudad tan bien conformada desde el punto de vista vial y de cultura ciudadana, que podamos darnos el lujo de no tener pico y placa.

¿Usted es muy azaroso. Con esa intensidad, va a dejar maniobrar al resto de funcionarios del gabinete?

Les voy a soplar en la oreja durísimo, que se muevan. Si  no se mueven los saco. Es que no tenemos sino cuatros años y dos meses. Debemos empezar donde están los problemas más graves, pero no, hacemos las cosas al revés. Del Corredor Verde  van hacer la primera etapa donde menos se necesita, en la Octava, que supuestamente está razonablemente bien, hagamos eso después de haber solucionado el caos de Santa Elena. 

¿Entonces como Alcalde va a delegar poco?

En parte, el éxito que he tenido en la vida empresarial se debe a que, como dice mi señora  yo no tomo vacaciones.  Yo me voy para una parte y estoy llamando a las 6 de la mañana. Uno debe estar encima de las cosas. 

Sobre su gestión hay una gran expectativa en la ciudad ¿lo abruma  esa carga sobre sus hombros?

Horrible. Lo único que no me  gusta de haber sacado tantos votos es  la presión que siento. No me puedo dar el lujo de fracasar, sería un golpe para Cali gravísimo. He creado tantas expectativas de empresario, de ejecutivo, y que haga las cosas mal, sería lo más triste que me pueda pasar,  ahí me suicido un domingo a las seis y media. El compromiso es grande y complicado, pero me siento capaz, lo único que le pido a Dios es salud.

Hay dos empresas clave para el Municipio: Emcali y  Metrocali, y ambas están complicadas. ¿ Cómo las va a sacar adelante?

Las tengo súper analizadas.  El problema de Metrocali es pequeño al lado del de Emcali, que es  serio, de gran  transcendencia. Voy a ir a Medellín a EPM y no les quepan dudas de que copiaré las cosas buenas, y entre más consejos me den los que hacen las cosas bien,   mejor. EPM es una empresa que me merece todo el respeto, es  pública, pero eficiente. Así quiero que sea  Emcali, que va a seguir siendo pública y ese es el criterio con que se va a manejar. 

Emcali tiene cosas tenaces, independiente de los problemas laborales o de estructura política, esos son pequeños al lado de la concepción de negocio. Emcali por el solo hecho de no ser generador ya perdió una gran capacidad competitiva para comercializar y de tener ventajas que tienen los otros operadores para negociar energía. 

Emcali  tiene el 18 % de Epsa y si juntamos el 15 % en la CVC, pues de alguna manera tenemos el 33 % y podríamos decir que seguro teníamos una hidroeléctrica, porque Epsa tiene Achicayá, Salvajina y Calima, en términos de porcentajes tenemos una de las tres.

¿Pero no ha pensado en la posibilidad de ser  socio de una empresa más grande, si Epsa se llega a fusionar con Celsia?

Claro, pero que nos den la oportunidad, eso se lo tenemos que pedir al Gobierno,  que nos den la ventaja de ser comercializadores y de ser generadores de energía. 

¿Cuál será la primera medida que tomará en el tema se seguridad?

Hay que fortalecer la institucionalidad. La Policía muchas veces no tiene los medios  para operar. O no tiene gasolina, o la moto está varada, o la cámara está dañada. Así es complicado combatir la delincuencia que está bien armada y equipada. Hay que darle  a la Policía capacidad de respuesta. Por eso he hablado de partir  la Secretaría de Gobierno en dos, una de Convivencia y una de Seguridad,  que se dedique íntegramente a trabajar en ese tema. 

Dice que va a gobernar desde las comunas ¿Cómo va a hacer eso?

Cali tiene 21 comunas y 15 corregimientos, yo tengo que estar en una comuna un día entero comunicándome con la gente, quiero saber cuáles son las necesidades. Otra cosa que vamos hacer es que vamos a generar 22 cuadrillas de obras públicas, una  para cada comuna, que sean empleados del sector, con maquinaria. Eso le gusta la gente, y manejar los presupuestos y necesidades de cambios sociales y estructurales allí con la misma gente. 

Vamos a empoderarlos y que  trabajen, la gente está entusiasmada con eso. Los TIOS van a seguir, eso es un éxito,  lo que hay es que organizarlo e impulsarlo más.

Como caleño tenía una visión de la ciudad antes de esta campaña. ¿En qué le cambio después de toda esta inmersión que hizo?

Cali tiene muchas cosas buenas. Vas al Distrito y ves que  hay vías buenas, buena infraestructura, al Distrito lo que le hace falta es zonas industriales pequeñas para que la gente tenga trabajo alrededor de donde vive, lo cual también ayudaría a la movilidad, por eso vamos a empezar a  comprar lotes para generar  zonas donde existan pequeñas industrias.

¿Qué va a hacer con la Ley Zanahoria?

Al otro día de asumir, sin susto la acabo. Yo me he reunido varias veces con los señores de los restaurantes, esa gente está desesperada, muchos se han quebrado. Hay que estimular el trabajo nocturno, los taxistas, los meseros, los cocineros, los barman, hasta las prostitutas. Y eso con Ley Zanahoria no se puede. 

¿Usted quitaría las fotomultas?

No todas, lo que quito son los letreros de prohibido parquear. Cobren las multas donde son justas, donde no quitan  empleo, donde no ponen a aguantar hambre a la gente. Además, el Municipio recibe  menos del 30% del valor de la multa,  esa vaina es una vulgaridad. Yo acepto que cobren las multas, pero no vamos a poner tanto ‘no parqueo’. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad