Admiten que se cometieron errores a la hora de construir la zona sur de Cali

Admiten que se cometieron errores a la hora de construir la zona sur de Cali

Mayo 06, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Alexander Price Rodríguez, reportero de Calisur.
Admiten que se cometieron errores a la hora de construir la zona sur de Cali

Barrios como El Ingenio y El Caney sufrieron inundaciones debido a las fuertes lluvias que se presentaron en abril del 2011.

Las inundaciones registradas en abril demostraron que el sur de Cali no puede seguir creciendo como lo ha venido haciendo en los últimos años.

Según los expertos, la falta de infraestructura en algunas zonas, el déficit para manejar las aguas escorrentías, la ausencia de humedales y el exceso de construcciones originaron la emergencia que puso en aprietos a los habitantes de los barrios Ciudad Jardín, El Ingenio, Valle del Lili y El Caney. ¿Qué está pasando?Hugo Salazar, quien durante más de 25 años gerenció la sección de Acueducto y Alcantarillado de Emcali, explicó que uno de los principales problemas de esta parte de la ciudad es que “se empezó a construir de forma desmedida y no se planificó el drenaje de las aguas lluvias”.Agregó que “en ríos como Pance, Meléndez, Lili o Cañaveralejo se hizo un recorte de sus rutas, se construyó en zonas donde no se podía por los niveles de inundación de los afluentes y no se hicieron jarillones”.Por su parte, Arnoldo Lozano, presidente de la JAL de la Comuna 17, cree que en el Sur se ha puesto el concreto por encima de los parques y las zonas verdes.“Por construir en cualquier parte se han agredido los ríos y no se ha respetado su espacio y hoy, cuando vivimos el peor invierno de la historia, es que nos damos cuenta de la gravedad de la situación”, precisó.EscorrentíasContrario a lo que se ha dicho, las inundaciones de El Caney, El Ingenio, Quintas de Don Simón y la Urbanización San Joaquín no estaría relacionado con la falta de sumideros o con un déficit del sistema de alcantarillado.“El problema se origina en Pance y en la parte alta de Ciudad Jardín, sectores que originalmente se diseñaron con áreas libres muy grandes. Es lo que llamamos coeficiente de escorrentía o de impermeabilidad”, explicó Jorge Enrique Ángel, ex gerente de Acueducto y Alcantarillado de Emcali.Según el funcionario, “cuando hay mucha zona verde el agua se filtra fácilmente, pero a medida que se van construyendo zonas duras: patios, vías, no se filtra, sino que corre por las vías. Se trata de un problema de densificación acelerada de la zona”. Datos de Planeación Municipal indican que en el sur de Cali en 40 años se construyeron cerca de 2.800 viviendas, mientras que desde el 2006, en la misma zona, se han tramitado más de 3.700 licencias.Así las cosas, la solución a las inundaciones no parece estar cerca. “Se trata de un plan integral, que tiene que ver con la normatividad ambiental, urbana y también de intervención de las redes”, precisó Ángel.Agregó que el sector de Pance no tiene sistema de colectores de aguas lluvias, “entonces simplemente drenan por las cunetas, que son deficientes”.Salazar, quien también se desempeña como presidente de la JAC de Ciudad Jardín, aseguró que la adecuación de 16 humedales es la mejor opción para disminuir las inundaciones y explica que “en esta zona ya no caben más tuberías, por eso los humedales son una buena opción”.Lo particular de toda esta situación es que desde inicios de la década anterior el Plan de Ordenamiento Territorial, POT, le estaba apuntando a evitar estos inconvenientes.En la conferencia ‘¿Cómo se pensó la ciudad hace diez años?’, presentada por la coordinadora técnica del POT del 2000, Fabiola Aguirre, se lee que se planteaba “mitigar los impactos ambientales generados por la ocupación inadecuada del territorio y proteger las áreas con recursos naturales no renovables”.Y se añade: “el modelo rural propuesto para Cali propone recuperar el recurso hídrico y detener el incremento de los asentamientos humanos en suelos de protección ambiental y protección por amenazas naturales”.RespuestaPlaneación Municipal reconoce que se han cometido errores en la construcción en el sur de la ciudad y que ha habido daños ambientales que ahora están pasando la cuenta de cobro.El director de esta dependencia, Juan Carlos López, explicó que, por ejemplo, “se construyeron parcelaciones en Pance donde se cambió la capa vegetal por pavimento y el agua no tiene por dónde filtrarse y se forman las escorrentías. Por esa razón, el agua llega con más sedimento y a mayor velocidad a las partes planas”.Agregó que “los canales y los colectores fueron diseñados para una urbanización no tan acelerada y si a esto le agregamos que las personas los llenan de basura, pues obviamente no van a aguantar”. Todo esto, según López, demuestra que la capital del Valle no se ha planificado bien y que “hay que entrar en un proceso de revisión profunda de lo que se ha venido haciendo”.Aun así, para el problema no se ve una solución a corto plazo: “Ya hay licencias entregadas y ahí no podemos hacer nada. Hay que fijar un volumen racional de crecimiento y las comunas 17 y 22 tendrán que trabajar con nosotros en el nuevo POT para la construcción de una norma mucho más precisa y exigente”, sostuvo el titular de Planeación Municipal .Entre las medidas que esa dependencia piensa adoptar se cuentan detener la construcción de parcelaciones en Pance, recuperar y construir humedales, proveer obras de mitigación como jarillones, diques y zonas de amortiguamiento de crecientes en los ríos Lili y Meléndez y autorizar construcciones hasta un máximo de 100 hectáreas en Navarro.Según el funcionario, la idea es que a los “constructores hay que meterlos en cintura, pero como socios, ellos tienen que generar empleo e invertir en la ciudad. Porque si no, miren dónde nos están poniendo los proyectos: Candelaria, Palmira y Jamundí”.Responsabilidad conjuntaMuchos habitantes y líderes cívicos del Sur comparten la tesis de que las constructoras son corresponsables de los problemas que se han evidenciado en este sector de Cali durante la última ola invernal.Sin embargo, Camacol respondió que “el incremento en el desarrollo de la zona sur de la ciudad obedece a la planificación realizada en el 2000 para Cali, puesto que ahí se concentra el mayor porcentaje de áreas disponibles al interior del perímetro urbano”.La presidenta del gremio de los constructores, Sonia Fabiola Amaya, sostuvo que “estas empresas están conformadas por los mejores profesionales y están comprometidas con el cumplimiento estricto de lo contemplado en las normas. Se realizan los diseños de obras con base en las determinantes ambientales fijadas por el POT”.Agregó que las inundaciones se deben a la falta de control de las cuencas y a la proliferación de asentamientos urbanos subnormales en las laderas. “Las que se han presentado son el resultado de la falta de autoridad ambiental en las cuencas de los ríos Meléndez, Lili y Cañaveralejo y de la necesidad de tomar decisiones para evitar la formación de asentamientos subnormales”, concluyó la presidenta de Camacol.Ante estas críticas, la CVC aseguró que la responsabilidad por los desbordamientos no es exclusiva de esa entidad, ya que los afluentes tienen partes que son controladas también por el Dagma y el Ministerio del Medio Ambiente.“En algunos ríos se ha hecho un buen trabajo en conjunto y en otros no tanto, pero no podemos desconocer que Cali ya es una metrópoli, que ha vivido en los últimos años una construcción desaforada no muy bien planificada y por esa razón pasó lo que pasó”, explicó un funcionario de la entidad ambiental que pidió omitir su nombre.Lo más curioso, según él, es que “se ha dañado el medio ambiente, pero usted entra a revisar y todas las construcciones son legales y obedecen la ley, ¿entonces qué pasa?”.En las en las comunas 17 y 22 existen 80 proyectos en desarrollo, lo que equivale a la mitad de los planes habitacionales en oferta en toda la ciudad. Mientras tanto, en Cali sigue lloviendo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad