Abandonados y amenazados por la inseguridad, dos centros de atención a niños en Cali

Agosto 02, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Camilo Osorio Sánchez | Elpais.com.co

Los Centros de Atención Integral a la Primera Infancia, Cariños, de La Selva y San Marino siguen sin ser utilizados tras más de ocho meses de su inauguración. Comunidad denuncia el deterioro de los inmuebles y la demanda de niños que necesitan atención de Primera Infancia.

Escombros, polvo, techos rotos, escapes de agua y muñecos abandonados en los patios, describen el estado en el que se encuentran dos de los cuatro Centros de Atención Integral a la Primera Infancia, Cariños, con los que cuenta Cali desde el año pasado.El Cariño del barrio La Selva y el Cariño San Marino fueron inaugurados durante los últimos tres meses del 2011 y aún no operan en la ciudad. Por esta razón, a la fecha sólo cerca de 400 niños de un promedio de mil, que podrían ser atendidos en los cuatro centros, reciben atención en los dos que están en funcionamiento: el cariño de la Ciudadela Educativa Nuevo Latir y el de Remansos de Comfandi.Actualmente, el Cariño de la Ciudadela Educativa Nuevo Latir en el Distrito de Aguablanca y el Cariño de Remansos de Comfandi ubicado en la comuna 21 atienden a esos 400 niños entre los 2 y 3 años, por una mensualidad de 40 mil pesos. El panorama es desalentador, pues sólo el 26% de la Primera Infancia de la ciudad es atentido por el programa de la Secretaría de Educación Municipal.Como se recordará, los Cariños surgieron como propuesta del Plan de Desarrollo del exalcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, como sitios especializados en educación, recreación y bienestar, dirigidos a hijos de madres cabeza de hogar de barrios de estratos 1 y 2 de Cali.Frente a este panorama Andrea Salamanca, coordinadora de Primera Infancia de la Secretaría de Educación Municipal, confirmó que aún no hay una fecha concreta para la entrada en funcionamiento de los dos Cariños que aún no operan. Dijo que la dependencia trabaja en la consolidación del proyecto para darle inicio lo más rápido posible.“Los Cariños están dirigidos a madres que necesitan apoyo con el cuidado de sus hijos en sectores de la ciudad donde los niños no contaban con espacios idóneos para su atención. Estamos haciendo una proyección para que el próximo año el servicio sea completo, atendiendo de manera integral: salud, alimentación, protección y participación infantil”, aclaró Salamanca.La funcionaria explicó que además de fortalecer el proyecto, la dependencia está gestionando recursos para complementar el inmobiliario y contar con recurso humano profesional en Educación para la Primera Infancia, Lúdica y Recreación.En el pasado mes de abril el secretario de educación Raúl Antonio Salazar reveló durante el lanzamiento del programa ‘Con derechos desde el principio, por una educación temprana de calidad’ que 156.000 infantes menores de cinco años no tienen acceso a educación temprana.Doscientos niños en lista de esperaRaúl Montoya, líder de la Comuna 10, recuerda que en los últimos meses del año pasado, el exalcalde Ospina les entregó en un acto oficial el Cariño La Selva, ubicado en la Calle 14 entre Carreras 46 y 48 del sur de Cali.Tras un recorrido, Elpais.com.co confirmó que las instalaciones continúan sin funcionamiento. Montoya aseguró que por lo menos dos hojas de vida diarias son entregas en el Cali 10 (Centro de atención local integrada), de personas del sector que quieren trabajar en el Cariño en diferentes oficios, eso sin contar a los padres de familia que se han acercado a preguntar por el proceso de matrícula de los infantes.El Cariño La Selva es una edificación de color verde pastel que le cambió la cara a las antiguas instalaciones del Seguro Social que habían en ese mismo predio. Pero el amarillo crema y el rosado pastel con el que pintaron las paredes de este Centro educativo para niños, se tiñen cada días más de polvo y ceniza.¿Cuándo lo van a abrir?, ¿por qué lo tienen tan abandonado? y muchas preguntas de ese tipo le hacen todos los días a Mireya Perea, la comodataria del centro recreacional que está detrás del Cariño La Selva. Ella misma denuncia que frecuentemente tiene que sacar a presuntos ladrones y consumidores de drogas que intentan a diario saltar la pared del Cariño para robar insumos de las instalaciones."El encargado de cuidar el Cariño no es un guarda de seguridad. Si alguien se mete a este lugar podrían robarlo y hasta matarlo fácilmente porque él no está armado, no hay guardas de seguridad asignados", relata Perea.Y como Mireya no sabe qué responder a las preguntas de los ciudadanos, los remite a la presidenta de la Junta de Acción Comunal del barrio La Selva, Melita Martínez, quien tras ocho meses de inaugurado el Cariño ya no sabe qué responder a tantas preguntas de un lugar en el que se invirtieron tres mil millones de pesos."La semana pasada envíe a la Secretaría de Educación Municipal, a nombre de la Junta de Acción Comunal, una carta para solicitar información del por qué no se ha puesto en funcionamiento el Cariño y aún no me han respondido nada. Y envíamos un derecho de petición sobre el tema y tampoco hemos tenido respuesta", aclaró Martínez.A la fecha, Melita Martínez ya tiene un listado con 200 nombres de niños y niñas que solicitan ingresar al Cariño y 12 hojas de vida de personas que aspiran un puesto en la docencia y servicios varios para este lugar."Una ruina total"Un panorama más grave es el del Cariño de San Marino, ubicado en la carrera 7C bis con calle 69 en la urbanización Fepicol de la comuna 7 de Cali, en el cual no hay nadie asignado para su vigilancia, el antejardín está rodeado de escombros y partes del techo del lugar se están viniendo abajo.Un vocero de la comuna que pidió no ser identificado, aseguró que las instalaciones que fueron entregadas hace un año, son víctimas del deterioro y de los ladrones.“El Cariño es un elefante blanco, nos da pesar ver que un lugar que quedó tan bonito se esté desperdiciando. Ahora le están saliendo goteras y los ladrones están saqueando parte de las instalaciones sanitarias”, afirmó el vocero.A finales del mes de octubre de 2011, según recuerda Federico Acosta, residente del barrio Alfonso López I Etapa, toda la comunidad asistió a la inaguración del Cariño San Marino, "donde hubo fiesta y asistieron todas las autoridades del municipio"."En ese momento, las instalaciones se veían extraordinarias. Ya han pasado aproximadamente diez meses y esto es una ruina total, esto está lleno de malesa, se la han caído los techos y está invadido por personas de mala vida".Acosta aseguró que ha visto a una señora que aparentemente cuida de vez en cuando el Cariño, "pero nadie dice nada al respecto, ni dan explicaciones de lo que pasó con este lugar".Dando Cariño en el Distrito180 niños de los barrios Mojica, El Poblado, Bonilla Aragón y demás del Distrito de Aguablanca han accedido a formación especializada en Primera Infancia en el Cariño de la Ciudadela Educativa Nuevo Latir. Ana Cristina Hurtado, coordinadora del Cariño, explicó que a este centro asisten los hijos de mujeres cabeza de hogar que trabajan como empleadas domésticas o como vendedoras de las plazas de mercado y puestos de chance."En el Cariño no hay un proceso de escolarización en el sentido tradicional del término; los niños reciben formación en lúdica, arte, narrativa y cuidado del cuerpo. Inician un proceso de socialización con la educación antes de entrar al grado transición", explicó Hurtado.Este Cariño tiene una capacidad para 225 niños. La mensualidad tiene un costo de $40.000 y funciona de 7:00 a.m. a 12:30 p.m., con la atención de cinco profesores, dos técnicos y un auxiliar administrativo. Sólo hay un aseador, pero "lo ideal sería contar como mínimo con dos", dijo la Coordinadora.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad