A Cali podrían trasladar algunos heridos del terremoto en Ecuador: Laureano Quintero

default: A Cali podrían trasladar algunos heridos del terremoto en Ecuador: Laureano Quintero

El cirujano lidera una misión médica que apoya la atención a las víctimas en Ecuador. Así relata lo difícil de las operaciones de rescate.

A Cali podrían trasladar algunos heridos del terremoto en Ecuador: Laureano Quintero

Abril 20, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Evelyn Rosero Ramírez | Subeditora de Elpais.com.co
A Cali podrían trasladar algunos heridos del terremoto en Ecuador: Laureano Quintero

De izquierda a derecha: ingeniero Carlos Garcés, el médico Laureano Quintero, los doctores Santiago Vásquez y Rafael Suárez.

El cirujano lidera una misión médica que apoya la atención a las víctimas en Ecuador. Así relata lo difícil de las operaciones de rescate.

A Cali podrían ser trasladados algunos heridos del terremoto que sacudió a Ecuador, si la red hospitalaria de ciudades principales como Quito y Guayaquil colapsaran.

Así lo indicó Laureano Quintero, director científico de la Fundación Salamandra y cirujano de trauma, quien se desplazó a Ecuador con un grupo de 14 profesionales, entre médicos y rescatistas, para apoyar en las labores de búsqueda de sobrevivientes y atención a heridos.  

Además de Laureano Quintero, quien comanda la misión médica, del equipo de apoyo también forman parte:  el capitán médico Rafael Suárez; el ingeniero Carlos Garcés, especialista en rescate; y el piloto y técnico en emergencias Diego Valencia, director en navegación, encargado de guiar al equipo de trabajo en las zonas del desastre. 

Quintero habló con El País desde Pedernales, la población más golpeada por el terremoto.  

¿En qué se centra el apoyo de la misión médica que partió de Cali a Ecuador?

Fuimos inicialmente a Guayaquil y luego pasamos a Manta (otra de las poblaciones más afectadas), pero las necesidades fundamentales están en Pedernales, que es una zona costera donde colapsó casi el 70% de las estructuras. Hay mucha angustia y mucho dolor.

Es una zona con temperaturas muy altas que hacen más difícil el trabajo. Sin embargo, estamos apoyando la labor de búsqueda de probables sobrevivientes. De hecho, a los del equipo médico nos tocó meternos como topos entre los escombros, pero sacamos solo muertos.

También damos apoyo a todos los heridos que se han ido encontrando.

Nosotros tenemos un equipo de respuesta que sale a apoyar en situaciones de gran contingencia como ésta, en Colombia y fuera de ella. Estuvimos en Armenia, Popayán, Pereira y en Haití, como unas tres semanas. Y ante este hecho de igual magnitud, el equipo de la Fundación Salamandra, que entrena gente para estas situaciones, salió de inmediato con su dotación médica y de rescate.

¿Cuál es el panorama en las zonas afectadas y cómo está la atención a las víctimas?

Hay muchísimos heridos que están remitiendo a través de un puente aéreo hacia ciudades principales de Ecuador. Pero si no se controla la situación, tenemos que hacer remisión a algunas ciudades de Colombia, en las cuales se puedan atender heridos. La ciudad de Cali sería una de ellas. Esto es aún especulación, pero son múltiples heridos y los recursos muy limitados.

¿En qué momento se definiría un traslado de heridos para Cali?

Ecuador, por ahora, tiene los recursos, pero cuando encontremos que hay dificultades para que puedan ser recibidos en las ciudades centrales, con la autorización del grupo de comando de acá se tomará esa decisión. Ya vamos a iniciar una alerta hospitalaria en Cali para que nos reporten las entidades que están en capacidad de recibir heridos. Eso es muy importante saberlo para actuar.

Hemos hecho contacto con Carlos Vargas, jefe de urgencias de Imbanaco, quien nos ha manifestado que depende el tipo de heridos se podrían recibir algunos. Es la misma situación de Haití (sacudido también por un terremoto en el 2010), donde finalmente no tuvimos que mover heridos. Pero la alerta hospitalaria nos ayuda a saber, si tenemos que moverlos, en qué lugares se podrían ubicar en Cali.

Y con la crisis de salud que también toca a Cali, ¿si hay capacidad para atender esta contingencia en los hospitales?

Aunque estemos en una crisis de salud no quiere decir que nos olvidemos de la solidaridad con otros pueblos. Además, sería cierta cantidad de personas, se moverían de 15 a 30 víctimas. No serían más.

¿Dónde se concentra la mayor cantidad de heridos?

En Pedernales. Hay otro escenario que se llama Canoa y también Manta. De allí se están enviando hacia Guayaquil o Quito las víctimas que no pueden ser atendidas por el colapso hospitalario en esas poblaciones.

¿Cómo están atendiendo a estas personas y con qué recursos? 

Los equipos que han llegado a apoyar el rescate traen su material de apoyo. Hemos tenido equipos de sutura, bisturíes y material desinfectante, para hacer intervenciones quirúrgicas, pero poco a poco el recurso se ha ido agotando.

Estamos esperando si nos fortalecen con una solicitud que hicimos y esperamos que nos lleguen implementos de refuerzo muy pronto. 

¿Con qué tipo de lesiones se han encontrado?  

Hay muchos casos con aplastamiento, fracturas severas de extremidades, lesiones en el tórax, en el abomen y en la cabeza. Hay personas que han tenido hasta quemaduras. Son básicamente casos de trauma cerrado múltiple muy complejo, que requieren atención de máximo nivel.

En esta etapa ya empezamos a sentir un olor más fuerte, más intenso, de cuerpos en descomposición; eso quiere decir que el tiempo se nos está agotando, pero seguimos trabajando muy duro.

¿Han atendido heridos colombianos?

De  los heridos que hemos atendido ninguno es colombiano, la mayoría son ecuatorianos. También hemos atendido venezolanos y chilenos.

¿Algún caso que lo haya conmovido en particular?

Sí. Haber  visto el rescate de tres niños entre los 6 y 8 años de edad, tan frágiles e indefensos. Salen de los escombros con muchos traumas y manejos complejos. Es doloroso, pero a la vez especial porque se pudieron  sacar con vida.

Ante tantas dificultades en zona de desastre, ¿cómo se las arreglan para brindar la atención a los heridos?

Se montan hospitales de campaña. Son toldos especiales, muchos inflables, con aprovisionamientos diferentes. Allí se ubican camillas, dispositivos médicos y se multiplica la capacidad médica para brindar la atención. 

¿Qué es lo que más escasea?

El agua. Mientras más agua y alimento de soporte tengamos, sobre todo enlatado, mejor. Frazadas y cobijas no se requieren, pues hace mucho calor.

Carlos Eduardo Vargas, jefe de Urgencias de Imbanaco, precisó que en caso de requerirse se revisaría la posibilidad de recibir una cantidad muy limitada de pacientes, teniendo en cuenta determinadas características como la gravedad en que se encuentren y el tipo de servicio que requieran. "Por ejemplo, nosotros no somos un hemocentro y si se requirieran altas transfuciones de sangre habría que analizar si podríamos responder a eso", indicó. 

 

Lea también: La esperanza sigue viva: continúan labores de rescate de sobrevivientes en Ecuador

[[nid:528228;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/04/thumbnail_cronologia_terremotos.jpg;full;{Desde México hasta Chile, pasando por Colombia, fuertes terremotos han golpeado los países latinoamericanos dejando una huella de muerte y destrucción. Conozca cuáles fueron los más letales en este recorrido.Elpais.com.co}]]

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad