A pesar del vandalismo, teléfonos públicos en Cali se resisten a desaparecer

Junio 08, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Andrés Felipe Carmona | Especial para El País
A pesar del vandalismo, teléfonos públicos en Cali se resisten a desaparecer

Los equipos de la Plaza de Cayzedo presentan rayones de pintura y en algunos casos, personas inescrupulosas traban la ranura de las monedas insertando alambres.

En la ciudad, según Emcali, hay 1233 de estos equipos, el 70 % en lugares cerrados. Cuatro veces al mes se deben reparar piezas de los que están en zonas críticas.

Muchos creen que los teléfonos públicos están desapareciendo. Sin embargo, en la ciudad hay instalados 1233 de estos elementos, distribuidos en calles, centros comerciales, clínicas y entidades oficiales. En total hay 23 equipos más que en el año 2012. Sin embargo, dichos teléfonos son blanco de vandalismo, pues al menos cuatro veces al mes Emcali debe reemplazar las piezas de los que están en zonas críticas. De acuerdo con Rubén Chávez, ingeniero de Emcali, las zonas más afectadas por esta situación son la Plaza de Cayzedo, el Parque de Los Poetas y los barrios El Poblado, Marroquín, Alfonso López, El Vergel y El Vallado, en el oriente de la ciudad. Las piezas que más se roban, según explicó, son las bocinas y los cables, estos últimos para sacarles el cobre y venderlo.Para la reparación de estos dispositivos, que hacen parte del 30 % de teléfonos públicos que están instalados en la vía pública, la entidad tiene asignado un presupuesto anual de $300 millones. La reparación por teléfono cuesta en promedio $3 millones, dice Robert Caicedo, funcionario de Emcali. El otro 70 % de los teléfonos se encuentra en sitios cerrados, como universidades, hospitales, clínicas y centros comerciales.Pese a que en cantidad no ha disminuido la presencia de los teléfonos públicos en la ciudad, sí hay un cambio sustancial en cuanto a los ingresos que generan. Hoy en día, un teléfono de estos puede recaudar $48.000 al mes, cuando hace diez años podía contener $90.000. “Las utilidades son pocas”, reconoció el gerente de Telecomunicaciones de Emcali, Joaquín Pablo Collazos.Agregó que estos teléfonos eran rentables cuando la telefonía pública básica se estaba desarrollando y no había muchos teléfonos en las casas. Según explica Hernando Benavídez, programador de Teléfonos Públicos de la entidad, los equipos más antiguos son los Fuga y luego le siguen los Plessey. Hoy en día se ha venido instalando unos más modernos marca Celsa. Por eso hay 23 teléfonos más que el año pasado, explica.Estos equipos ya no tienen que ser revisados en el sitio. Cada mañana envían automáticamente un informe sobre su estado. La información se recibe en el centro de control de Emcali, ubicado en la Calle 14 con Carrera 33. Con este registro diario, según cuenta Benavídez, los operarios se enteran si el teléfono ha sido golpeado o si ya tiene la alcancía llena para ir al lugar a retirar las monedas.No obstante, Emcali estudia la posibilidad de dar otro paso, esta vez hacia la implementación de teléfonos multifuncionales (teléfono e internet).Esta nueva apuesta se realizaría con el objetivo de que los usuarios además de llamar puedan ingresar a redes sociales, correo y navegación, dijo Benavídez, programador de Teléfonos Públicos de Emcali. Añadió que la idea es que la gente no solo pueda pagar con monedas sino también con tarjeta débito o crédito.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad