675 niños del barrio El Retiro le hacen el quite a la violencia a través del fútbol

675 niños del barrio El Retiro le hacen el quite a la violencia a través del fútbol

Febrero 03, 2017 - 04:45 p.m. Por:
Redacción El País
675 niños del barrio El Retiro le hacen el quite a la violencia a través del fútbol

Disciplina. Los entrenos de ‘Golazo’ se hacen toda la semana, mañana y tarde. Un grupo entrena lunes, miércoles y viernes y el otro martes, jueves, y sábados. El uso del uniforme es obligatorio.

Un proyecto de la Fundación Carvajal forma a estos menores del Distrito de Aguablanca en el deporte y los valores humanos. Con entrenamientos tres veces por semana, los niños se alejan del conflicto de pandillas de su barrio.

De El Retiro, barrio ubicado en el corazón del Distrito de Aguablanca, se hablan muchas cosas. La mayoría asociadas a problemas, violencia, homicidios y falta de oportunidades. Pero este sector es más que estadísticas y mala reputación. En este barrio, donde el calor parece siempre pegar más duro que en el resto de la ciudad, hay quienes no sólo les meten un gol a las dificultades, sino que se anotan un ‘Golazo’. Allá hay una cancha de fútbol que tres veces por semana se llena de niños y niñas, quienes por medio del deporte encuentran un mundo alterno. Un espacio en donde los de ‘La ocho’ no se enfrentan a los de ‘La Ponceña’, dos de las pandillas más temidas de la zona. Durante las dos horas que dura el entreno, El Retiro no se parece en nada a eso que sale en los medios cuando el vecindario es noticia. Podría decirse que se trata de un laboratorio de paz. El proyecto que hace esto posible se llama ‘Golazo’ y se inició el 20 de mayo de 2009 como respuesta a un problema que los habitantes de la zona ya habían detectado: sus niños y niñas deambulaban por las calles sin nada que hacer.“El programa nace de una intervención integral que la Fundación Carvajal hizo del territorio. Nos dimos cuenta que de los 11.150 habitantes de El Retiro, cerca del 50% eran menores de edad. Los niños se mantenían en la calle, en aparente desorden. La fundación estaba preocupada por lo que pasaba con ellos cuando no estaban estudiando”, explicó Nubia Lara, coordinadora de la iniciativa. Para el psicólogo y asesor del proyecto, Jairo Ramírez, el riesgo más alto que se corría era que los muchachos terminaran contagiados por la violencia. “Los menores estaban expuestos a entrar en pandillas. La baja escolaridad influía. Algo tenía que hacerse. Los líderes comunitarios sugirieron un proyecto deportivo que fuera de convocatoria masiva. Nuestra cobertura inicial fue de 400 niños y ahora tenemos 675, de los cuales el 30% son mujeres”, explica. Si bien ‘Golazo’ tiene un componente deportivo alto, va mucho más allá. “Al comienzo la gente pensaba que era un proyecto más de fútbol. Pero no lo es. Trabajamos la promoción de la lectura, los traemos a la central didáctica de la Fundación Carvajal en el Vallado con el interés de cautivarlos”.La formación incluye aspectos simples, pero determinantes, como la puntualidad, el respeto por la palabra del otro y hasta la disciplina de aprender a llevar un uniforme. Aunque suene difícil de creer, con ‘Golazo’ muchos chicos salieron por primera vez de su barrio a conocer el centro de Cali. Las magia de sentirse parte de algo que los llena de esperanza hace que ahora muchos de estos niños y jóvenes piensen en proyectos de vida alentadores. Algunos dicen que quieren ser deportistas y uno tiene ganas de ser médico. Jhon javier Paz es uno de los ejemplos. Según sus entrenadores, luego de ser uno de los más “inaguantables” (tanto así que rodó por varios grupos), hoy está vinculado a una escuela de formación de fútbol de Cali. El coordinador deportivo del proyecto, Giovanny Celorio, es el encargado de supervisar la labor de los 18 monitores que dirigen los entrenos, que son jóvenes de este mismo barrio capacitados a través de la Escuela Nacional del Deporte. Celorio explica que no se trata de una preparación tradicional en fútbol, sino que todo el tiempo están presentes mensajes enfocados en valores.Una vez los niños se concentran con estos contenidos, de acuerdo con el psicólogo Jairo Ramírez, se convierten en transmisores de una cultura de paz.“En marzo de 2012 todos los niños marcharon con sus uniformes y con carteleras por las calles del barrio pidiéndoles a los muchachos que hacen parte del conflicto que los respeten y que los dejen jugar”. Julio Preciado, padre de Christian Steven, Helen Dayana y Nicole, camina con sus hijos a todos los entrenos a pesar de la platina que tiene en el fémur derecho por culpa de una bala perdida hace dos años. “Este proyecto puede ayudarlos a ocupar mejor su tiempo en la lectura y el ejercicio para que no entren en malas actividades”, asegura. Yesenia Álvarez, madre de Ashley, comentó que por cuenta de ‘Golazo’ su hija salió de la rutina sedentaria del sofá y el televisor y que ahora llega emocionada a la casa a contarle, por ejemplo, que convirtió dos goles. Por testimonios como éstos es que el proyecto buscará crecer. La mira está puesta en Buenaventura, donde se espera llegar a 2.500 niños con los que se espera seguir anotando goles.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad