50 propietarios de fincas se unieron para conservar la cuenca del río Cali

Mayo 10, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
50 propietarios de fincas se unieron para conservar la cuenca del río Cali

Don Humberto Hidalgo, quien hace parte del proyecto, trabaja sembrando café desde hace 60 años en La Leonera.

La campaña busca vincular a la comunidad al proceso de conservación del río Cali, a través de un principio de reciprocidad en el que, por ayudar, los ciudadanos reciben incentivos.

Don Humberto Hidalgo lleva toda una vida en La Leonera, corregimiento de Cali. Hoy, a sus 80 años, se siente feliz de aportar para mejorar la calidad del agua de la ciudad y, además, recibir ganancias por ello.Desde hace 60 años está dedicado al cultivo de café en su finca, por la que pasan dos quebradas que llegan al río Cali.Hace un año Emcali hizo un trato con él: por cada hectárea que libere junto al río le dan $350.000. Esto quiere decir que en esa área debe cultivar solo árboles autóctonos y otras plantas que ayuden a recuperar la capacidad hidráulica de la quebrada. “Estas plantas sirven para que en época de lluvia el agua no arrastre lodo, sino que se conserve en las plantas. De igual forma, en época de sequía, el río no se queda sin agua”, explica Claudia Marcela Jiménez, coordinadora del Proyecto de Compensación por Servicios Ambientales para la Preservación de río Cali.Como don Humberto, son cerca de 50 los propietarios de la zona que se han acogido a esta iniciativa. Con esto se ha logrado ya la conservación de 93 hectáreas que circundan a los afluentes que llegan al río Cali, que pasan por los corregimientos de La Leonera, Pichindé, Felidia y Los Andes. El objetivo: mejorar la calidad del agua del río que abastece a 400.000 caleños de las comunas 1, 2, 3 y 19. En el caso de don Humberto, la compensación no es en efectivo, sino en apoyo técnico. Entonces le instalaron un biodigestor: una máquina que le permite procesar las aguas mieles que deja el proceso del café, para arrojar al río un agua menos contaminada. A la vez, la máquina genera gas natural que le sirve de combustible para los electrodomésticos de la casa. “Todos ganamos”, dice el agricultor, quien asegura que este proyecto sí ha cambiado la calidad del río, “cosa que no había logrado ninguna de las fundaciones que había venido por acá”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad