50 años del Gran Combo

Marzo 14, 2011 - 12:00 a.m. Por:
AP

La escasez de salseros prominentes es lo que más le preocupa a la ‘Universidad de la salsa’.

Cincuenta años de trayectoria no se festejan todos los días, sin embargo, al Gran Combo de Puerto Rico los planes para su medio siglo de vida no le quita el sueño. De hecho, esta leyenda salsera todavía no tiene planes para esta celebración, según su director musical Rafael Ithier.“Algo hay que hacer pero ahora no tenemos nada definido. De aquí a un par de meses quizás sepamos algo”, apuntó Ithier. Pero a decir por el concierto que dieron el pasado jueves en Los Ángeles, tampoco tienen mucho de qué preocuparse. La banda derrochó sabrosura en un repleto Conga Room, pese a que Ithier ya no toca el piano, sólo dirige, y de que la voz de Papo Rosario, uno de los tres cantantes, no es la más óptima. Los otros dos cantantes, Jerry Rivas y Charlie Aponte rumbearon éxitos como ‘Un verano en Nueva York’, ‘No hay cama pa' tanta gente’ y ‘La fiesta de Pilito’ y el vacío que dejó Rosario pasó inadvertido entre los tacones y caderas de las bailadoras. “Estamos dando gracias a Dios porque ha sido una bendición ... Me pellizco todos los días para ver si esto es verdad”, dice Aponte sobre la gran aceptación que la banda sigue teniendo. “El grupo ha evolucionado, claro. Si ves la primera grabación, es diferente a la última. Ha cambiado, pasado por muchas etapas”, agregó Rivas. “Nosotros hemos cambiado pero para el público pareciera que no. Nos piden ‘Hojas blancas’, de 1974, y ‘Ojos chinos’, de 1963. Para ellos estas canciones viejas son nuevas”, apuntó sorprendido Ithier. Sin mucho espectáculo, excepto vueltitas, pasitos y meneos de los cantantes, el grupo dejó traslucir su toque de gente sencilla y accesible y conectó con el público más que nada a través de su música. “A mí me sorprende que hay cantantes que hacen tantos sacrificios para llegar aquí y luego de tantos sacrificios y llegar a tener éxito, se ponen siete guardaespaldas para que los protejan de la gente a la que quería llegar. ¿Pero el Gran Combo habrá tenido guardaespaldas alguna vez? No, sólo la mujer mía”, bromeó Aponte.De cara al medio siglo de la agrupación, les preocupa la escasez de salseros prominentes. “La salsa es un género sin figuras. ¿Qué va a pasar cuando deje de existir El Gran Combo? Vamos a tener problemas. Hay talento, lo que hay que darles es la oportunidad”, concluyó Rivas.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad