107 jóvenes de Cali, expertos en nuevas formas de resolver conflictos

Julio 05, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

En la Institución Isaias Duarte Cancino, suroriente de Cali, los estudiantes se graduaron como facilitadores de paz. Testimonios.

Este martes, 107 jóvenes de la institución Isaías Duarte Cancino, suroriente de Cali, se graduaron como facilitadores de paz.

Se trata de estudiantes que vienen de entornos vulnerables y ahora se han empoderado de herramientas pedagógicas para resolver los conflictos, a través de los talleres de la Asesoría de Paz de la Alcaldía de Cali.

“Lo ideal es generar herramientas en los jóvenes alrededor de la solución de conflictos, de construcción de paz, para que se distancien de la violencia y se conviertan en replicadores de acciones de paz”, afirma Rocío Gutiérrez, asesora de paz de Cali.

Para Samuel Vanegas Villegas, rector de la institución Isaías Duarte Cancino, este ha sido un proceso lleno de satisfacción. “Antes todo lo resolvían con violencia y peleas, se enfrentaban unos con otros, a raíz del proceso de facilitadores de paz se dieron cuenta que existe el diálogo”, afirmó Vanegas.

[[nid:553265;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/07/ep001146881.jpg;left;{Arley Quiñonez, estudiante de noveno grado de la Institución Isaías Duarte Cancino y facilitador de paz.Foto: Anthony Bocanegra | El País}]]Arley Quiñonez, de grado noveno, se graduó como facilitador de paz. “Gracias a este proceso, aprendí a dialogar con las personas, antes alguien me hacía algo y yo respondía con groserías y golpes”, dice el estudiante.

Este joven de 17 años fue víctima del conflicto interno colombiano, nació en el municipio de Magüi Payán en Nariño y fue desplazado por grupos armados. “Una vez yo estaba con mi hermano y vi cómo mataron a un hombre con un tiro en la cabeza y después otro tiro en los pies”, cuenta.

Actualmente vive con su hermana de 36 años, su cuñado y sus sobrinas. Sus padres se quedaron en Nariño, pero para brindarle educación decidieron dejarlo en Cali, una vez fue desplazado.

Ahora, Arley sueña con ser un artista musical, cantando salsa romántica que es lo que más le gusta. “Primero pienso en ser una persona de bien, salir adelante, ser un hombre capacitado. La vida hay que pensarla antes de tomar una mala decisión y yo aprendí a perdonar”, dice.

“Sabemos que sembrando árboles construyen paz, han aprendido a respetar el medio ambiente y eso es un gran logro”, afirmó Fernando Olivo Jaramillo, representante del Dagma presente en la siembra. 

[[nid:553266;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/07/ep001146880.jpg;left;{José Mariano Martínez Rios, estudiante de noveno de la Institución Isaías Duarte Cancino y facilitador de paz.Foto: Anthony Bocanegra | El País}]]Para José Mariano Martínez Ríos, quien viene de El Cairo, Valle, este proceso ha sido motivador para alcanzar sus sueños. “En clase de ética siempre nos hablan de los valores y se vuelve monótono y aburrido. Aquí se hacen juegos y nos ponen a reflexionar”, dice este estudiante de noveno grado.

Su padre era administrador de una finca ganadera en El Cairo, pero murió luego que le dispararan durante un combate entre la guerrilla y los paramilitares. José Mariano tenía tan solo tres años en ese entonces.

La madre de este joven estudiante quedó sola con cuatro hijos y desde entonces tuvo que asumir el rol de padre y madre. Ahora, ella se gana la vida vendiendo arepas.

El sueño de este facilitador de paz es convertirse en arquitecto, ayudar a su madre y a quien pueda necesitarlo en su camino.

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad