1.500 niños estrenaron la Ciudadela Nuevo Latir de Cali

1.500 niños estrenaron la Ciudadela Nuevo Latir de Cali

Julio 12, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, le dio la bienvenida a 1.430 estudiantes que ya están matriculados en la Ciudadela Educativa Nuevo Latir y que vienen recibiendo clases en sedes cercanas a esta zona del oriente de Cali.

Luis Arévalo madrugó más de lo acostumbrado. Aunque su cita y la su hija Viviana era a las 7:00 a.m en la Ciudadela Educativa Nuevo Latir, el emocionado padre y su pequeña de siete años llegaron una hora antes.No fueron los únicos. Desde las 6:00 a.m se agolparon en la puerta del lugar miles de niños y padres con el anhelo de comenzar a hacer historia en el Distrito de Aguablanca, que estrena el complejo educativo más grande y completo construido en los últimos años en la ciudad.A las 7:30 de la mañana las puertas de la ciudadela se abrieron, dando paso a los 1.352 estudiantes pertenecientes a las comunas 13, 14, 15 y 21 que cursarán el año lectivo en esta institución.El primer saludo para los pequeños fue el del Alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina. Tras un apretón de manos comenzó el recorrido por los 17.000 metros cuadrados de la edificación.Afuera quedaron los familiares a la espera de poder conocer el lugar donde ahora se educarán sus hijos. “Ya era justo que se acabaran tantos años aguantando polvo. Ahora nos pagan con esta obra que será accesible para todos”, manifestó Claudia Zea, madre de dos estudiantes de dos y seis años.Los niños llegaron buscando su espacio. Los 40 maestros de planta que los acompañarán en este periodo educativo los esperaron y en filas organizadas pasaron al coliseo cubierto. “Hoy nuestro sueño se ha hecho realidad. Llegamos a habitar nuestro nuevo colegio”, dijo por el altavoz el rector del Nuevo Latir, Hugo Alberto Lozano, seguido de gritos y aplausos de los estudiantes.El objetivo principal era conocer sus salones. Los primeros en hacerlo fueron los 60 niños de transición y preescolar. Se dirigieron hasta el primer piso del bloque dos de la ciudadela. En total son cuatro bloques, donde se albergará a 30 grupos, cada uno con 40 niños y adolescentes de primaria y secundaria.“Buenos días amiguitos ¿cómo están?, ¡Muy bien!”, fue la canción bandera de los pequeños, que sentados en círculos sobre sus mesas blancas y sillas azules disfrutaron de su primer día de clase.Sueños de cambioPara Vicente Llanos entrar a la ciudadela fue revivir el deseo de estudiar, aquel que perdió hace un año cuando la hostilidad que vivió en otra institución lo hizo desertar, según afirma.“Unos ‘pelaitos’ me amenazaron para que me fuera. Hasta una rodilla me fracturé. La enseñanza era buena, pero a toda hora pensaba que me iban a hacer algo”, relata Vicente, víctima de la violencia escolar a sus 11 años de edad y quien espera conocer en Nuevo Latir los amigos que no pudo tener el año anterior.“Con la metodología pedagógica queremos trabajar dos cosas. La mente, para fomentar su talento y el corazón para renovar la convivencia”, dijo el Secretario de Educación de Cali, Miguel Castro, frente al reto de evitar que los ambientes violentos de algunos barrios del sector contaminen el ambiente educativo.Otros estudiantes, como Angie López, sueñan con tener acceso a la tecnología. “Desde hace rato no toco un computador, es que donde estábamos no había suficientes para todos”, explicó. Y es que, según el Alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, “estos niños provienen de espacios educativos nada adecuados, hacinados, calurosos, sin las tecnologías y los escenarios locativos que una persona merece.Otros pequeños sólo quieren divertirse. Ese es el deseo del tímido Kevin Castro, que a sus ocho años ya sabe lo que prefiere en la ciudadela: “Me gustan las flores”, dice mientras sonríe.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad