El Valle del Cauca es modelo de reintegración

El Valle del Cauca es modelo de reintegración

Julio 28, 2017 - 06:53 p.m. Por:
Redacción de El País
Reintegración

En el Valle del Cauca 528 personas han culminado su proceso de reintegración.

Foto: El País

El Valle del Cauca es llamado epicentro del posconflicto y razones no faltan: a la fecha al departamento han llegado 2743 excombatientes para adelantar su proceso de desmovilización.

Por ello la Agencia Colombiana de Reintegración viene adelantando modelos de reintegración comunitaria. El objetivo, explica María Isabel Barón, coordinadora de la Agencia en el Valle, es preparar a comunidades que han sido afectadas por el conflicto y que hoy reciben tanto a víctimas como a excombatientes.

“El modelo de reintegración busca preparar a estas comunidades en temas como derechos humanos, resolución pacífica de conflictos, empoderamiento del liderazgo. La apuesta es que las comunidades tengan herramientas para convivir pacíficamente y desarrollarse”.
Estos modelos se vienen adelantando en municipios como Palmira, Jamundí y por supuesto, Cali. En Florida, próximamente, se desarrollará una estrategia de prevención del reclutamiento llamada ‘Mambrú no va a la guerra’.

“Estamos focalizando el trabajo. Buscamos trabajar donde haya voluntad de las administraciones locales, y lamentablemente no todas las Alcaldías están en sintonía con el posconflicto, en este nuevo contexto de recibir a personas en procesos de reintegración”, advierte María Isabel Barón.

La idea de hecho es continuar trabajando en municipios víctimas de la guerra, como Buenaventura, donde se han adelantado algunos trabajos de servicio social como ‘Los puentes de reconciliación’. En barrios como Lleras, la comunidad junto a los desmovilizados reconstruyeron los puentes que estaban a punto de venirse abajo y que ponían en riesgo a niños y adultos mayores de caer al mar.

“Queremos replicar ese ejercicio en toda la ciudad porque nos ayudó a bajar la estigmatización de los desmovilizados. Los desmovilizados no explican la violencia en los territorios y eso se ha demostrado”, concluye María Isabel Barón.

Centro de Promoción de Derechos de Oriente, CIP:

Allí se vienen brindando asesorías psicosociales a la comunidad de Mojica y Marroquín en convenio con la Universidad Cooperativa y la Institución Educativa Carlos Holguín Mallarino. Este proyecto viene operando hace tres años gracias a los líderes comunitarios  comprometidos de la zona. Además, cuenta con una emisora estudiantil de la Institución Educativa con todos los equipos que fueron donados por la USAID – OIM con el fin de fortalecer procesos de prevención al reclutamiento.

Unidades de negocio:

Dentro del marco del convenio que existe entre la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) y la Corporación Mundial de la Mujer, se brinda acompañamiento y asesoría técnica especializada en educación financiera y emprendimiento a las personas en proceso de reintegración que recibirán el beneficio de inserción económica (BIE).
Este subsidio les permitirá la creación de una unidad de negocio que les permita recibir un ingreso digno, facilitando su reincorporación a la vida civil y la estabilización a largo plazo. Este beneficio también les hace posible a las personas en proceso de reintegración y sus familias lograr una reintegración económica y social mucho más efectiva, pues les brinda herramientas, recursos técnicos y humanos, y la experiencia de los profesionales para hacer de sus iniciativas de negocios sostenibles a un largo plazo.

Video reconciliación – MAPP-OEA: apuesta por la transformación

Como herramienta para la reconciliación entre mujeres desmovilizadas, mujeres del sector vulnerable y mujeres víctimas del conflicto armado colombiano del Valle del Cauca, en alianza con la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR), la Asesoría de Paz de la Alcaldía de Cali y la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, se abrió este espacio con el objetivo de encontrarse y trabajar sobre el auto-reconocimiento y el empoderamiento individual y colectivo, y que al mismo tiempo sirva como ejercicio de reconciliación para mujeres que estuvieron en contextos distintos del conflicto armado colombiano.

Academia:

Se han establecido cuatro convenios con las principales universidades de Cali (U. Javeriana, U. San Buenaventura, U. del Valle, y Cooperativa de Colombia), con el fin de fortalecer escenarios y procesos que redunden en beneficio de las personas en proceso de desmovilización en el Valle promoviendo la participación de estudiantes y docentes que desde su labor le quieren aportar al proceso de reintegración en temas de investigación, intervenciones comunitarias, prácticas y voluntariados.

Jamundí:

Se construyó Rodearte, un espacio en la comunidad del Rodeo donde se promueve la formación artística y cultural como un ejercicio no solo de uso del tiempo libre sino como una estrategia de recuperación de la memoria cultural de las personas de esta comunidad (víctimas de la guerra y desmovilizados). Se están beneficiando más de 1000 personas de la comunidad. Este proyecto fue con el apoyo de Aescena, Alcaldía de Jamundí, ACR y FUNOF.

Palmira:

Centro de Formación para la vida donde se han beneficiado más de 250 mujeres de las comunas 1 y 2 de Palmira bajo la formación en confección y patronaje. El reto hoy es convertir este centro en una escuela taller fortalecerlo en el área empresarial como una opción de generación de ingresos para las mujeres de estas comunas. Este Centro fue producto del MRC en el año 2014 – 2015. Este proyecto fue con apoyo de la Alcaldía de Palmira, SENA, ACR y FUNOF.

Política integral

El proceso de reintegración es una segunda oportunidad que les brinda el Gobierno colombiano a las personas que se desmovilizan de los grupos armados al margen de la ley y al que se ingresa de manera voluntaria.

Este camino dura, aproximadamente, seis años y medio, tiempo en el que se desarrollan habilidades y competencias ciudadanas entre las personas desmovilizadas y sus entornos.

Al mismo tiempo, propicia espacios para la convivencia y acciones de reconciliación, y fomenta la corresponsabilidad de los actores externos.

Apoyo empresarial

El 54% de las personas en proceso de desmovilización en el Valle están trabajando. El 43% tiene un empleo formal (573 personas). 147 están en empleos informales (11%).

Empresas como Colombiana de PVC, el Grupo Éxito, Brilla Aseo, entre otras, vienen haciendo sus aportes para la nueva realidad de la región: el posconflicto.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
Diario El País